Salvador Muñoz

El hombre iba bien quitado de la pena rumbo al baño de la gasolinera cuando un joven lo paró en seco:

–¿A dónde jovenazo?

–Voy a hacer del 1…

–¡Huy! Pues primero tiene que hacer del 5… Cinco pesitos para entrar al baño…

–Pero Cuic dijo…

–Ah, es que la 4T no ha llegado por aquí…

–¡Umta mano! ¡Tenga los 5! ¡Comper! porque ya me ando…

–Momentito, momentito… le dije que la 4T no ha llegado por acá pero sí el 19…

–¿El 19?

–Sí, ¡el Covid 19!

–¿Y luego? ¡paso por el tapete sanitizante, póngame gel, tómeme la temperatura y listo!

–No es tan fácil caballero… necesito su documento…

–¿Mi credencial de elector? ¿mi licencia de conducir?

–Su constancia de vacunancia, mi buen… no sea que el Covid nos entre por delante o por detrás… ¡no sabemos!

Parece broma, parece chiste, pero a como van las cosas, puede verse más en serio… por eso le pregunto: ¿Ya tiene su certificado de vacunación por Covid-19?

En Mazatlán, el Ayuntamiento determinó que los establecimientos comerciales deberán solicitar a los parroquianos su Certificado de Vacunación para poder ingresar sin hacer de lado los otros protocolos conocidos y utilizados como es el tapete, toma de temperatura y tu respectiva untada de gel… La medida, dijo el alcalde Guillermo Benítez, se aplicará sólo en los avecindados en Mazatlán en la idea de que no en todos los estados se lleva el mismo orden en lo que se refiere a la vacunación. Recuerden que es un sitio turístico por excelencia. Por otro lado, con esta medida se pretende incentivar a los jóvenes a vacunarse porque los establecimientos donde se pretende aplicar la exhibición del documento sanitario son antros, bares, cantinas, cines, restaurantes y espacios públicos, es decir, puntos de reunión de chavos.

Pero si se trata de incentivar a las personas, ¿qué tal le caerían 1 mil 985 pesitos? No son nada despreciables, verdad. ¿Y si le digo que los puede obtener nada más yendo a vacunarse? Sólo se necesita ser ciudadano neoyorquino y que sea su primera dosis. El alcalde Bill de Blasio (que no Vil Diablazo) generó este programa en aras de que la gente que tiene telarañas en la cabeza, acuda a vacunarse. ¡100 dólares! ¡Chingao! Y acá en Xalapa, cuando fui a la “vacunancia”, nomás un cafecito y una pieza de pan.

En Coatepec, los padres de familia de la secundaria Ignacio de la Llave, pensando en el regreso a clases, ya se pusieron de acuerdo para que maestros, intendentes, personal administrativo y hasta proveedores, presenten su certificado de vacunación en aras de evitar poner en riesgo a los alumnos.

Martín Mendiola Yépez, el presidente de la Sociedad de Padres de Familia de este plantel que tiene una matrícula de 1 mil 200 estudiantes, no permite que se le escape nada: los proveedores, sí, los que llegan a abastecer la tiendita, igual tendrán que presentar su Certificado.

En el sitio donde se debe descargar el certificado de vacunación, ha tenido problemas. Una opción que dan, es que si usted ya recibió las dos dosis, saque una copia y reducción a los dos documentos de comprobación, enmíquelos, y tráigalos en su cartera… ojo, porque si ya están recomendando esto, es porque posiblemente, en un momento dado, sea obligatorio.

Parece una exageración, pero de cierto modo el uso de un documento oficial para diversos trámites, es parte ya de nuestra rutina… por eso nos piden pasaporte o la credencial del INE… para traer carro, la licencia de conducir… para accesar al Congreso local u otros edificios, la credencial de elector… en una de ésas, y por las circunstancias que hoy nos rodean, tan importante será saber que estás vacunado que comprobar tu identidad… ¡hasta para entrar a los baños! ¡Claro! Previo tus cinco pesitos porque la 4T no ha llegado a todos los mingitorios de las gasolineras de Veracruz.

smcainito@gmail.com

Publicidad