Salvador Muñoz

Han pasado tres comparecencias y pareciera que la intención es mejorar después del deprimente espectáculo que organizó por toda su circunferencia el secretario de Gobierno, Bola 8…

Afortunadamente, el secretario de Seguridad Pública hizo un papel decoroso en su informe… fue cuestionado y se espera que para este día si no es que ya lo hizo, haya hecho llegar la información que dejó pendiente con el diputado Marlon Ramírez Marín, pero lo más relevante: demostró educación y respeto al Poder Legislativo. ¡Vamos! Es seguro que sin ser político, demostró política.

En el caso de José Luis Lima Franco, el Niño Maravilla del gobierno de Cuitláhuac como gustan calificarlo, estuvo en el mismo tenor que Cuauhtémoc Zúñiga Bonilla. Dio su informe, y ante los cuestionamientos de los Legisladores (no se cuenta la cromada de Maleno Rosales), en especial del PRI y del PAN, fue atento, cortés, educado… Dicen que es Maestro, pues al menos al secretario de Gobierno le dio cátedra de lo que es responder al Poder Legislativo personificado en esta ocasión en las figuras de Miguel Hermida y Anilú Ingram ¡ups! Por cierto, la del PRI se quejó, entre otras cosas, de la falta de atención del secretario de Finanzas para atender una solicitud de audiencia la cual nunca fue atendida, por lo que, de cierto modo, empaña la imagen del Niño Maravilla, ¿por qué?

Anuncios

Bueno, sencillamente no recuerdo ningún otro Gobierno donde se “ninguneara” a los diputados de modo tan feo, tan gacho, tan “culei” por parte de los secretarios de despacho…

Desde la pasada Legislatura, empezaron las quejas de los curuleros para los secretarios con respecto a esta conducta despectiva para con el Poder Legislativo, siendo el primero en generar este comportamiento burdo, el secretario de Gobierno seguido de la mayoría del Gabinete cuitlahuista.

Hay dos versiones para entender la conducta de la mayoría del Gabinete para con los Diputados:

La primera: Una actitud revanchista malentendida de quienes detentan el poder contra los diputados de oposición, que van desde el PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

La segunda: La falta de conocimiento, entendimiento, tablas, carácter de los diputados de Morena, quienes padecieron también la soberbia del Gabinete al verlos disminuidos en capacidad política.

Hay una tercera que incluyo: los secretarios del Gabinete cuitlahuista, de cierto modo, se pusieron a la altura del Gobernador… es decir, creyeron que eran una especie de vice-gobernadores desde la secretaría que despachan… ahí tienen a Bola 8… ahí puso el ejemplo Anilú con Lima Franco… ahí está el de Sedema… ahí está Elio… ahí estaba Ramos Alor…

Como sea, en general, esta tercera comparecencia con Lima Franco se vio mejor por parte de su protagonista… pero no así, ahora, por parte de algunos diputados, muy pocos, pero los suficientes para empañar esta comparecencia: Las diputadas Adriana Esther y Rosalinda Galindo.

La primera, gritando a Miguel Hermida durante la participación del panista cuestionando a Lima Franco… la segunda, por la actitud permisiva, endeble, alcahueta, para el comportamiento de su compañera de partido… realmente Lima Franco no necesitaba de esa clase de vejigas para nadar. Lo que respondió, fue bien recibido por los legisladores de oposición, tanto así que pudiéramos decir que tampoco necesitaba de focas traídas desde la Sefiplan para que aplaudieran sus intervenciones… para un personaje como pintan a Lima Franco, el acarreo no le ayuda mucho… eso que se lo deje a Eleazar Guerrero… ¡Ups! Parece que se lo dejó…

Ojalá este viernes, con el titular de Sedesol, disminuya el acarreo de borregos, el chachalaqueo de diputadas como Adriana Esther y haya temple en la dirección de la comparecencia a cargo del presidente o presidenta de la comisión en turno… podemos decir que al menos, el ego, el culto a la persona, ha sido superado… por el momento.

Publicidad