MURO EN LA FRONTERA SUR

Anuncios
Anuncios

Agustín Basilio de la Vega

El anuncio del presidente Trump de establecer aranceles a productos mexicanos si no detiene México la migración hacia Estados Unidos provocó una crisis diplomática entre ambos países. Un solo tuit del Presidente Norteamericano hizo que el peso se depreciara.

Estados Unidos logró que México por un lado enviara de manera inmediata la Guardia Nacional a la frontera sur para evitar el paso ilegal de centroamericanos hacia el norte  y por otro el compromiso de retener en territorio nacional a quienes solicitan asilo político en la Unión Americana. A cambio, México obtuvo aplazar por 45 días el establecimiento del 5% de aranceles a productos mexicanos.

Ahora la Guardia Nacional tendrá tarea de policía migratoria para hacer un trabajo sucio. Por eso el Diputado Porfirio Muñoz Ledo expresó el pasado domingo en Tijuana que: “Lo que es en mi criterio, es inmoral e inaceptable, es el doble acero entre la frontera norte y la del sur. Por una parte exigimos que nos abran las puertas y, por el otro lado, sellamos el paso de los centroamericanos para hacerle un favor a los Estados Unidos”.

Mientras la economía siga en picada y no se generen inversiones en México y se insistan en obras que no generan empleos ni desarrollo no será posible que Nuestro país y Centro América ofrezcan oportunidades a millones de personas que padecen la pobreza. Además ¿Cuánto pagaremos los mexicanos por ser el muro que quiere Trump?

Los dos ejemplos más importantes de los errores económicos del gobierno actual de México son la cancelación del NAIM (Nuevo Aeropuerto Internacional de México) y la no continuación de la Ampliación del Puerto de Veracruz (escollera oriente que forma parte de la segunda etapa) a cambio de obras sin futuro como el tren Maya, la refinería y las pistas de Santa Lucia que ni estudios ni proyecto tienen.

Lo mismo ocurrirá con la propuesta de desarrollo de Centro América. Si insisten en desdeñar los avances pasados y no le dan continuidad al Plan Puebla Panamá por ejemplo, fracasarán con las ocurrencias de este gobierno diletante.

Al momento de escribir estas consideraciones, todavía no se  conocen los acuerdos o memorándums secretos que en negociación diplomática se hacen. Su naturaleza implica  discreción y de acuerdo a los expertos es posible que el presidente de EU los de a conocer ante el reclamo de sus opositores.

En toda negociación se gana y se cede, negociar con un populista como el presidente Trump debe ser muy difícil y más si falta profesionalismo de los diplomáticos mexicanos que  ni siquiera cuidan su aspecto personal tal como lo evidencio la fotografía que tuiteó Mario delgado. Tal vez esta tarea sea tan complicada como explicarle y hacerle entender al presidente de México que el liberalismo, la economía de mercado y de libre emprendimiento es lo que buscan quienes aspiran a ir a otro país buscando el sueño americano.

Osaka representa una oportunidad para que nuestro primer mandatario y su equipo diplomático conozcan los frutos del “neoliberalismo” como despectivamente califican las políticas exitosas que mejoraron el nivel de vida de millones de Japoneses, se entrenen en los protocolos y negociaciones y hasta encuentren apoyos en otras potencias. Despreciar la reunión del G20 en este momento es un error que México puede pagar muy caro.

Twitter @basiliodelavega

Publicidad