Rafael Arias Hernández

La reacción y espíritu de lucha no se hacen esperar.  El pasado  14 de mayo,  se reunieron  autoridades federales y organizaciones sindicales, representadas por la Sub-Secretaría de Educación Superior federal y  organizaciones sindicales universitarias el país, encabezadas por la CONTU. 

Antes, durante y después de la reunión, queda bien claro que en todo caso y momento,  los derechos y libertades universitarias se sostienen, buscando y construyendo soluciones apropiadas, bajo la disposición y flexibilidad del dialogo institucional y sindical. 

Ante una notoria y creciente crisis económica y financiera, que pone en riesgo, existencia y funcionamiento, de mucho del aparato institucional gubernamental. La búsqueda de soluciones caracteriza el esfuerzo conjunto.

Representaciones de universitarios, escuchan  información y posición del gobierno federal;  y por su parte, encabezados por Enrique Levet, organizaciones exponen sus problemas y preocupaciones, e insisten en analizar y atender, a cuando menos  11 Universidades en crisis o quiebra financiera, que tiende a agravarse; y también, se alerta que  la afectación potencial amenaza y afecta  a todas, de una y muchas formas.

DE PANDEMIAS Y REALIDADADES

La crisis de salud, propiciada por el COVID-19, junto con otras, ocasionadas por viejos y nuevos padecimientos, pone en riesgo la existencia misma de los seres humanos, a quienes exige la debida y  puntal atención; sometiendo  a trabajadores, profesionales e instituciones públicas y privadas,  a singulares esfuerzos; y, en especial, pone a prueba a las dependencias oficiales a cargo, y  a los mismos gobiernos, mostrando su ineludible responsabilidad y capacidad, así como su  cumplimiento y efectividad. 

Pertinente exigir que,  todos y cada uno de los servicios públicos básicos, se evalúen siempre ya que, con frecuencia,  está en juego la vida misma de las personas.

En todos, es determinante la forma, calidad y oportunidad, con la que se ofrecen y la buena disposición con la que se atiende al público en general. .Los resultados y sus costos hablan por sí mismos.

Ahí quedan demagogia, grilla, entretenimiento y distracción de la política y los políticos; ahí quedan promesas, buenas intenciones,  

Por lo pronto, en  Salud, son  los hechos y resultados obtenidos, los que  hablan por sí mismos. 

Ni olvidar o minimizar, porque deben atenderse las exigencias en conocimiento,  capacidad y profesionalismo;  el insuficiente personal (por cierto en muchos casos, mal pagado o retribuido); y también, la falta de  equipo, espacios, instalaciones y materiales apropiados. Insuficiencias del sector salud gubernamental,  que requieren de atenciones y soluciones..

Ante este enorme y complicado conjunto de aspectos, relaciones y determinaciones de la cuestión de la salud y de otros asuntos públicos,  es oportuno insistir y señalar,  la enorme importancia y trascendencia que tiene, contar y disponer,  del conocimiento y  capacidad apropiados, actualizados  y suficientes.

Saber es poder. Contar con ese conocimiento, aplicarlo y desarrollarlo, facilita enfrentar y superar, cualquier problemática en cuestión.  Y este es, precisamente uno de los objetivos centrales de toda Universidad Pública, atender bien y puntualmente su responsabilidad social; y, al mismo tiempo, apoyar y contribuir, a lograr  superar y resolver  problemas. 

La Universidad es espacio abierto, libre y creativo. En el que  dialogo y  debate, aplicación e investigación,  fortalecen  extensos y fructíferos campos de enseñanza y  aprendizaje,  comunicación y  educación, reflexión y comprobación,  creación e innovación.

UNIVERSIDAD.PÚBLICA Y SU TRASCENDENCIA

Así que, ante el notorio debilitamiento económico y financiero de las instituciones gubernamentales, ante pobreza y  hambre, marginación e inseguridad pública crecientes, es preciso actuar con responsabilidad y promover,  la unificación de esfuerzos, a partir del conocimiento objetivo de  problemas y  nueva realidad, así como viabilidad y pertinencia de las soluciones propuestas..

Para empezar,  ¿cómo se van a manejar, los conglomerados y concentraciones, que caracterizan las actividades universitarias? ¿Qué tipo de reuniones, proximidades e interacciones, son confiables y seguras?

Respecto a otros temas, de importancia, tanto interna como externa a toda Universidad, ¿Qué se va a hacer?

Sin duda, se espera mucho de las Universidades que, respecto a su interior y en pleno uso responsable de su autonomía, tienen que revisar, ajustar  y actualizar  estructuras y funciones; así como, planificar y prever atención y solución, a retos y  problemas que ya se empiezan a padecer o hacer presentes. Y en cuanto, a su exterior, ineludible y prioritariamente,  deben atender su responsabilidad social, involucrándose y participando en los asuntos públicos, necesidades sociales y conflictos o problemas que exijan mayor conocimiento, especialización y capacidad, para elaborar o contar, con más y mejores alternativas o propuestas de solución y atención, a las múltiples  problemáticas existentes y por venir. Alternativas y propuestas viables, accesibles y confiables. 

Oportunidad abierta de sumarse y favorecer el esfuerzo de la comunidad universitaria, que día a día contribuye con su trabajo y entusiasmo, a consolidar los pocos o muchos logros y avances; a corregir cuanto antes,  desviaciones y abusos,  pérdidas y errores que, sin duda, persisten; y también, a  evitar mayores extravíos y  retrocesos, sobre todo  por irresponsabilidad o negligencia,  ineficiencia o delincuencia. 

La Universidad Pública, no pertenece a  persona, familia o grupo, ni es exclusiva de una ideología, corriente científica o estilo artístico. No es  empresa privada, ni debe ser  fuente de negocios turbios, beneficios ilegales  o privilegios indebidos. 

Para su desempeño,  ciudadanía y sociedad, le destinan y confían recursos  públicos y  atribuciones consignadas en diversas leyes. Origen y destino. Toda Universidad está obligada a tener  siempre, no solo una vinculación parcial, esporádica y ocasional, sino indisoluble y  obligatoriamente, asumir y desempeñar una responsabilidad social integral y permanente; un compromiso social y legal, que demanda esfuerzo máximo, debiendo organizarse y administrarse para funcionar lo mejor posible, y entregar buenos resultados. 

Por eso a la AUTONOMIA hay que fortalecerla, democratizarla  y modernizarla. No inmovilizarla, ni mutilarla,  para la protección de intereses y privilegios de unos cuantos; ni  reducirla, concesionarla o fragmentarla; mucho menos condenarla a mediocridad y  conformismo, perversidad  y simulación. 

Complicados y difíciles, los escenarios futuros, para  la Universidad Pública. En algunos estados más que en otros, crisis de toda índole están y estarán  presentes; se enfrentan con más o menos ventajas, dependiendo de la situación de cada institución.   

-Academico.IIESESUV @RafaelAriasH,Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasH 

Publicidad