Jair García

Además de resolver el problema de la inseguridad en 6 meses (pero no dijo de que año), la promesa de meter a la cárcel a Javier Duarte de Ochoa, fueron las propuestas más populares del entonces candidato a la gubernatura de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares.

Del tema de la inseguridad, no hablaremos el día de hoy, pero en el caso del combate a la corrupción, el gobierno estatal ha venido cumpliendo con meter a la cárcel a varios cómplices del duartismo como Gina Domínguez, Mauricio Audirac, Francisco Valencia, Juan Antonio Nemi Dib y desde luego Arturo Bermúdez Zurita.

Esto ha sido apuntado como un triunfo político del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, pero lo cierto, es que su gobierno hizo muy poco, para meter a estos ex funcionarios a la cárcel, y en el caso de Javier Duarte, ha sido mérito exclusivo del gobierno federal.

En el caso de los ex cómplices del duartismo, fue la Fiscalía General del Estado “organismo autónomo”, el encargado de las pesquisas, la búsqueda, aprehensión y presentación ante un juez de los involucrados, pero realmente la instancia encargada de hacer la chamba más dura para encontrar las irregularidades, los desvíos y los robos fue el Órgano de Fiscalización Superior.

Y es que el ORFIS fue el encargado de revisar las cuentas públicas y presentar las denuncias correspondientes por presuntos desvíos de recursos públicos durante la era duartista. Algunos dirán que esa instancia encubrió a Javier Duarte de Ochoa, pero es todo lo contrario, y la prueba está en los informes de las cuentas públicas donde se tienen detectadas diversas irregularidades y sobre todo las denuncias que se interpusieron ante la entonces Procuraduría General de Justicia, hoy Fiscalía General.

El ORFIS prácticamente le puso en bandeja de plata al gobierno yunista, a una enorme lista de ex funcionarios duartistas, pues encontró irregularidades en tooooodas las dependencias estatales, y si bien, el fiscal Jorge Winckler Ortíz ya dio resultados positivos deteniendo a peces gordos como Bermúdez, Gina, Audirac o Nemi Dib, muchos se preguntan por otros nombres como Ricardo García Guzmán, Tomás Ruiz González, Yolanda Gutiérrez Carlín, Noemí Guzmán Lagunes, Edgar Spinoso Carrera, Alberto Silva Ramos, Ramón Ferrari Pardiño, Harry Grappa, Alfredo Ferrari Saavedra y al que usted quiera nombrar.

Es cierto que existe mucho trabajo al interior de la Fiscalía, que como nunca, ha visto trabajar las 24 horas del día al personal de la Fiscalía Especializada en Delitos Cometidos por Servidores Públicos y Hechos de Corrupción, pero tal pareciera que algunos casos avanzan más que otros, y algunos de plano no existe intención de avanzar.

Mientras tanto, el ORFIS, a cargo del auditor general Antonio Portilla Vázquez ha venido trabajando con puntualidad y apego a la ley, las irregularidades detectadas quedaron registradas, las denuncias fueron interpuestas, incluso con todo y las pasadas legislaturas dominadas por el PRI, que hacían todo lo que les ordenaba Javier Duarte.

Así que en el combate a la corrupción, una de las piezas claves para combatir ese mal y sancionarlo es el ORFIS, organismo que tiene claro todo el robo cometido durante el duartismo, pero que ya no le corresponde perseguir a los responsables, sino que eso le corresponde a la Fiscalía, mientras que imposición de sanciones será al Poder Judicial.

Y en todo este entramado, la participación del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares no aparece por ningún lado, y no aparece, porque al día de hoy 22 de abril (fecha en que se redactó su gustada columna) no ha presentado el gobierno yunista ninguna denuncia contra Javier Duarte de Ochoa, no lo han inhabilitado de la función pública, amonestado o al menos un jalón de orejas. Si Javidu se encuentra en la cárcel, es por la acción del gobierno federal y no del estatal.

Lo invitado a seguirme en Facebook como Jair García.

Publicidad