El número de casos con los que cerró el año superó los 33 mil 369 homicidios que se reportaron de 2018 por 913 casos, por lo que el 2019 es año con más alto registro desde que en 1997 comenzaron estas estadísticas.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reportó que en diciembre pasado ocurrieron en México 2 mil 884 asesinatos, una cifra inferior a los 2 mil 922 que se dieron a conocer en el mes previo de noviembre.

“La cifra de homicidios en 2018 y 2019 es prácticamente idéntica”, aseguró González Ruiz, experto en temas de seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y aunque que los números totales son diferentes, apuntó a la tasa anual por cada 100 mil habitantes.

El experto refirió la tasa anual de los últimos cinco años para concluir que actualmente “hay una estabilización” en la estadística de homicidios, que pasó de una tasa de 23.22 por cada 100 mil habitantes en 2018 a la de 23,23 por cada 100 mil en el 2019″.

En 2016 (16.42) y 2017 (20.18) la tasa se dispara y llega en 2018 a 23.22 por cada 100 mil habitantes; entonces en 2019 “está estabilizada”, argumentó el experto

Los estados de México con mayor cifra de homicidio por cada 100 mil habitantes han sido Colima (8.9) Baja California (5.5), Guanajuato (5.3), Michoacán (4.8) y Chihuahua (4.5) y los menos fueron Yucatán (0.2) y Baja California Sur (0.3), señaló el Secretariado.

Para el experto de la UNAM, esta dispersión que muestran las estadísticas de los estados, de mayor y menor tasa, es un ejemplo de que en México “el homicidio es un problema local, no un problema nacional”.

En algunos estados como Durango se pasó de tener un crecimiento gigantesco en 2010 a un bajo en 2019; Chihuahua tiene un problema porque eran altos en 2010, bajaron hacia 2016 y volvieron a subir con el cambio de gobierno.

González Ruiz vuelve a la estadística para sentenciar que en el país el número de homicidios no depende de la política del gobierno federal, sino que depende de los gobiernos locales. “Quien ha hecho su trabajo ha podido controlar el tema”, apunta.

El experto también marca un punto y aparte de la vinculación que hay entre homicidios y guerra de las drogas, la que asegura se terminó en 2010.

“El paradigma de las drogas cambió y eso queda de manifiesto cuando se analizan los homicidios y se observa que la curva tiene que ver con el Sistema Procesal Acusatorio, el cual es responsabilidad de las autoridades locales”, argumenta.

Sostiene que quizá “puede ser que los tres años más violentos, el 2017-2018 y 2019, arrancan con la implementación del Sistema Procesal Acusatorio” y la falta de capacitación de los jueces y de

los policías”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador considera a la seguridad en el país como uno de los pendientes de su gobierno y ha ofrecido que antes de ser tendrán resultados en el tema antes de que termine el año 2020.

En julio del 2019, en plena crisis de inseguridad, el Gobierno mexicano lanzó a las calles la Guardia Nacional, una entidad de seguridad que se espera llegue este año a unos 70 mil elementos, provenientes del Ejército, la Marina y la Policía Federal.

El Sistema Nacional Acusatorio fue aprobado en una reforma constitucional en el año 2008 y en el 2016 se implementó de forma completa este nuevo sistema que privilegia la metodología de las audiencias para decidir la inocencia o culpabilidad de un acusado.

Publicidad