El proyecto busca fortalecer las capacidades de los gobiernos para mejorar las políticas a fin de que las personas refugiadas y desplazadas en México, Costa Rica y Honduras tengan acceso al empleo

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Unión Europea firmaron un acuerdo para promover la integración socioeconómica de personas refugiadas y desplazadas por la fuerza en México, Costa Rica y Honduras.

Dicha iniciativa cuenta con el respaldo financiero de la Unión Europea que aporta 4 millones de euros.

El proyecto busca fortalecer las capacidades institucionales de los gobiernos para mejorar, adoptar y/o crear las políticas, programas y servicios necesarios para que las personas refugiadas y desplazadas internamente tengan acceso al empleo, al autoempleo y a la protección social de manera sostenible y digna.

También se desarrollarán actividades con organizaciones de empleadores, sindicatos, empresas privadas, organizaciones de la sociedad civil, periodistas y formadores de opinión pública para promover la integración de las personas refugiadas y visualizar los beneficios económicos y sociales para los países.

“Al financiar este proyecto, la Unión Europea refrenda su determinación de ayudar a México y a la región en el fortalecimiento de sus políticas migratorias para que, en el corto y mediano plazo, los países puedan beneficiarse de los aspectos positivos de la migración”, destacó Jean-Pierre Bou, Encargado de Negocios de la Unión Europea en México.

De acuerdo con datos de la Comisión Mexicana de Ayuda para Refugiados, 70 mil 302 personas solicitaron asilo en México en 2019, un incremento superior al 130 por ciento comparado a 2018.

Durante este tiempo, ACNUR, en coordinación con el Gobierno federal y autoridades locales, ha acompañado a más de 6 mil 700 personas refugiadas integradas eficazmente en ciudades del centro-norte del país.

De ellas, 50 por ciento está en edad laboral y contribuye a la economía formal con 40.6 millones de pesos al año en pago de impuestos. Este año, sus contribuciones podrían ser de alrededor de 175 millones de pesos, destacó Mark Manly, representante del ACNUR en México.

 “En los procesos ordenados de integración de las personas refugiadas todos ganan: las personas refugiadas, los empleadores y la sociedad”, explicó.

En tanto, Gerardina González, directora de la OIT para México y Cuba, señaló que este nuevo proyecto brindará la oportunidad para aplicar al contexto mexicano los principios de la OIT sobre el acceso de los refugiados y otras personas desplazadas forzosamente al mercado de trabajo, adoptados en 2016 y aplicados por la OIT y sus constituyentes tripartitos en otras situaciones de desplazamiento como en Siria.

Publicidad