Luego de dos días de silencio, el Gobierno de Vladimir Putin aceptó queuna explosión de carácter nuclear se registró en una base de lanzamiento de misiles de la Marina. 

Mediante un comunicado, la Agencia nuclear rusa informó que siete personas fallecieron, dos militares y cinco civiles, además de que otras cinco resultaron heridas por quemaduras. 

El incidente se registro en la “fuente de energía isotópica” del motor de un misil.

Las autoridades no hablaron sobre la posible presencia de combustible nuclear en el accidente. 

Finalmente agregaron:

“El ensayo del misil se llevaba a cabo en una plataforma marina; una vez terminadas las pruebas, el combustible para el misil se encendió, seguido de una detonación”.

El Ejército y un portavoz del Gobierno aseguraron que no había registros de  “contaminación radiactiva”.

Sin embargo, la alcaldía de Severodvinsk, una ciudad a 30 kilómetros de la base reportó que sus detectores “registraron una breve alza de la radiactividad”.

Con información de Vanguardia

Publicidad