En México se prevé que el 40 por ciento de las escuelas privadas cerrarán sus puertas definitivamente, lo que significará la desaparición de 18 mil 657 colegios de paga, tras el anuncio del gobierno federal del nuevo sistema de educación a distancia por televisión.

Originalmente la previsión es que quebrarían 25 por ciento de los colegios particulares en México, pero tras el anuncio de educación a distancia, la Asociación Nacional para el Fomento Educativo y la Asociación Nacional de Escuelas Particulares en la República Mexicana (ANFE-ANEP) anticiparon que la afectación alcanzaría al 40 por ciento de las academias privadas.

“Cuando se avisa que serán clases por televisión, muchos padres consideraron que no era necesario pagar colegiatura si las clases serían por esa vía y esa misma semana comenzó una mayor deserción a la estimada (…) para que las clases por televisión cuenten, deben estar los alumnos inscritos en el sistema público, porque los privados tenemos nuestras propias vías”, explicó Alfredo Villar Jiménez, presidente de la ANFE-ANEP.

Te puede interesar: “No habrá gasolinazos, suceda lo que suceda”: AMLO

En general las escuelas en México dejaron de operar desde el 23 de marzo, por lo que acumulan cuatro meses sin recibir en aulas a los estudiantes, por lo que algunos padres de familia han reclamado la devolución de colegiaturas anticipadas, o bien decidieron sacar a sus hijos de las academias privadas, por considerar insuficiente la educación a distancia.

El lunes pasado, se anunció que a partir del 24 de agosto iniciará el ciclo escolar 2020-2021 a distancia, tras el acuerdo de las televisoras con la Secretaría de Educación Pública (SEP) para educar por televisión, debido a que por la pandemia del coronavirus no existen condiciones para que los estudiantes regresen a clases de forma presencial.

Al cierre del ciclo escolar 2019-2020, operaban 46 mil 642 escuelas particulares, según datos de la SEP, pero para este año ante la reducción en la inscripción de nuevos alumnos y la elevada deserción de otros, se estima que solo sigan operando 27 mil 985 unidades, siendo principalmente prescolar y primaria los niveles más afectados.

“Los padres no están en condiciones de pagar y es donde vemos la mayor afectación, pues en preparatoria y universidad ya se venía presentando desde años pasados una deserción, que creemos que será mayor por el cierre de oportunidades laborales”, agregó Villar Jiménez.

Se estima que entre 1.8 a 2.1 millones de alumnos puedan dejar sus estudios en escuelas particulares, siendo la educación básica de prescolar y primaria la que muestra el mayor nivel de riesgo por deserción escolar, por ser colegios más pequeños.

María de Jesús Zamarripa, presidenta de la Confederación Nacional de Escuelas Particulares (CNEP), afirmó que la educación a distancia pone en riesgo la continuidad de la plantilla de docentes de estas escuelas.

“Para nosotros es muy claro que debemos mantener a los profesores, claro que si los grupos disminuyen tanto pues no tendremos capacidad de empleo para todos, es lo último que vamos a hacer”, señaló.

Las escuelas particulares emplearon a 475 mil 410 maestros durante el ciclo escolar 2019-2020, una plantilla 32.6 por ciento mayor a lo que se tuvo un año antes, aunque está en duda cuántos podrían seguir.

Zamarripa señaló que han ofrecido diversas formas de pago y descuentos a los padres para que sus hijos continúen sus estudios, pero no ha sido suficiente.

“No aumentamos el costo de colegiaturas, algunos no están cobrando inscripción, también mantendremos becas, adecuamos instalaciones del aula híbrida y también ofrecemos sanidad ante el momento actual”, destacó.

Proponen apoyos fiscales o condonación

Ante el anuncio del presidente Andrés Manuel López Obrador de apoyar a las escuelas particulares, los representantes de este sector pidieron facilidades fiscales y ayuda para obtener créditos para seguir trabajando.

“Requerimos que nos den plazos para pagar impuestos o se nos condonen, porque tenemos una fuerte carga tributaria”, dijo Alfredo Villar Jiménez, presidente de la ANFE-ANEP.

Por otro lado, María de Jesús Zamarripa, presidenta de la CNEP, afirmó que también es necesario apoyar a los alumnos con becas y a los padres con bonos.

“Hay poco conocimiento de la situación real de las escuelas particulares, hay un prejuicio, diciendo que son elitistas. En el caso de las afiliadas a nuestra confederación son grupos afiliados a congregaciones religiosas, no son grupos lucrativos, son con una misión muy clara que es educar a las nuevas generaciones”, destacó.

Publicidad