En los primeros cinco meses del año, el subsidio a las tarifas eléctricas que otorga el gobierno fue el más alto, cuando menos en los últimos cinco años.

1.113 millones de empleos formales se han perdido durante la pandemia, según cifras del IMSS

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda, entre enero y mayo de 2020 se destinaron 35 mil millones de pesos para apoyar el consumo de electricidad en los hogares, lo que representa un incremento de 63% anual en términos reales. La cifra es la mayor registrada para ese lapso desde 2016, cuando el gobierno transparentó el gasto en el rubro.

Te puede interesar: Morena va contra caseros en la CDMX: inquilinos podrían exigir no pagar renta

El aumento en el subsidio coincide con el incremento del consumo de energía eléctrica en los hogares debido al confinamiento a causa de la pandemia de covid-19, el cual asciende a 80%, según lo señalado recientemente por la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Para Luis Serra, director ejecutivo de la Iniciativa de Energía del Tecnológico de Monterrey, el subsidio a la energía eléctrica beneficia más a familias de ingresos altos, ya que se trata de hogares que pueden pagar una tarifa más alta pero que, debido al apoyo, emplean la luz “de manera dispendiosa”.

Está demostrado que el subsidio es regresivo. Esto significa que en el fondo no estás subsidiando tanto a la casita rural que tiene un salario mínimo de ingreso, sino a los hogares de cierto nivel económico”, indicó.

Sin embargo, subraya que la ayuda no debe de-saparecer por completo, sino debe ser redirigida hacia a las personas de menores ingresos.

El especialista también destacó que el subsidio también tiene otro costo social: el daño a la salud y al medio ambiente, puesto que, al no estar incrementándose la participación de las energías renovables, se subsidia a las fuentes fósiles.

Crece el subsidio a las tarifas eléctricas

El gobierno destinó, en los primeros cinco meses del año, la mayor cantidad de recursos fiscales en subsidiar las tarifas eléctricas de los hogares, cuando menos en los últimos cinco años.

80 por ciento se ha incrementado el consumo de electricidad durante los meses de confinamiento, según CFE

Datos de la Secretaría de Hacienda señalan que entre enero y mayo de 2020 se erogaron 35 mil millones de pesos en subsidiar a las familias en su consumo de electricidad, la mayor cifra desde 2016 para un mismo lapso, e implicó un alza de 63% anual en términos reales.

 Los recursos representan el 50% del gasto aprobado por el Congreso para todo el año, que es 70 mil millones de pesos, proporción que también es la más alta en cinco años, que es cuando el gobierno transparentó el gasto en subsidiar la electricidad a través del ramo 23.

Recientemente, la CFE explicó que, en promedio, el consumo de los hogares de electricidad se incrementó en 80% durante los meses de confinamiento.

COSTOS SOCIALES

Luis Serra, director ejecutivo de la Iniciativa de Energía del Tecnológico de Monterrey, explicó en entrevista con Excélsior que, más allá de la presión a las finanzas públicas de los subsidios eléctricos por causa de un mayor consumo de los hogares por el confinamiento, el principal costo social es que éstos no están focalizados hacia las familias más pobres.

Está demostrado que el subsidio es regresivo. Esto significa que en el fondo no estás subsidiando tanto a la casita rural que tiene un salario mínimo de ingreso, sino a los hogares de cierto nivel económico que pueden pagar una tarifa más alta, y que por este subsidio usan la luz de manera dispendiosa”.

El especialista añadió que otro costo social de los subsidios es el daño a la salud y al medio ambiente, pues, al no estar incrementándose la participación de las energías renovables, se subsidia a las fuentes fósiles.

Hoy estamos en un círculo vicioso, porque como Pemex ya no puede vender su combustóleo al exterior, la forma que encontraron es que se la entregue a la CFE y ésta la use en sus plantas contaminantes. Así, producimos más electricidad desde fuentes fósiles con el respectivo daño al medio ambiente y a la salud”. Por esta razón, el especialista calificó los apoyos como “un subsidio a la gente de alto ingreso y a la contaminación”.

Añadió que se espera que los subsidios eléctricos aumenten hacia los siguientes meses, no sólo por la no incorporación de fuentes más limpias y baratas, sino por la misma promesa del gobierno de no aumentar las tarifas.

REDIRECCIONARLOS

Sin embargo, Luis Serra manifestó que, más que eliminar los subsidios por completo, lo que se requiere es redirigirlos hacia a las personas de menores ingresos.

Financiar paneles solares en vez reducir precios a los hogares, o apoyar a pequeños negocios con ingresos menores incluso que muchos hogares ricos, a través de instrumentos de focalización, son una mejor idea de uso de estos recursos que un subsidio generalizado”.

RECURSOS DUPLICARÍAN LA OPERACIÓN DEL INSABI

Los 70 mil millones de pesos que el gobierno planea destinar para subsidiar el consumo eléctrico de los hogares este año es el equivalente al gasto anual que se programó para el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), según datos del Presupuesto de Egresos de la Federación.

Así, de no haber necesidad de subsidiar el consumo eléctrico, el país podría contar con el doble de recursos para atender con servicios de salud a la población no derechohabiente de la seguridad social.

Es sólo una comparación para dimensionar el enorme costo de oportunidad que tiene el país en decidir apoyar las tarifas eléctricas. Esos recursos sin duda en esta época de pandemia son más que necesarios para fortalecer el sistema de salud y poder salir adelante de este problema”, expresó Luis Serra, director ejecutivo de la Iniciativa de Energía del Tecnológico de Monterrey.

Por esta razón, Serra hizo un llamado a que se debata con seriedad la pertinencia de reformar el uso de este subsidio.

Se debe hacer de forma gradual. Debes empezar con pruebas piloto, evaluar impactos, y se requiere un enorme capital político para que tenga respaldo ciudadano. Si se hace de forma generalizada, habrá descontento social como sucedió con los subsidios a la gasolina”.

Publicidad