Ante la situación provocada por la pandemia de COVID-19, el Hospital Juárez de la Ciudad de México, una de las principales unidades receptoras de pacientes con la enfermedad del nuevo coronavirus, reportó un reducción considerable en sus bancos de sangre.

Una de las principales razones de este bajo índice en donadores que identifica el doctor Jesús Bautista Olvera, jefe del Banco de Sangre del hospital, es el miedo e inseguridad que siente la gente de asistir a una unidad hospitalaria a realizar el proceso de donación.

Te puede interesar: Muestra de sangre podría indicar probabilidad que pacientes empeoren por COVID-19

“Como todos los bancos de sangre del país, hemos tenido una baja afluencia de donadores, dado que los hospitales determinados o denominados COVID, no reciben donadores porque la gente tiene miedo de acercarse a este tiempo de instituciones por el temor a contaminarse.

“Sobre todo en esta contingencia epidemiológica (…) requerimos que se acuda a donar para tener un stock suficiente, dado que, conforme pasan las semanas (de esta pandemia), nuestras unidades de banco de sangre empiezan a menguar de forma considerable, no queremos caer en un desabasto”, señaló el médico.

Bautista Olvera aclaró que los bancos de sangre han implementado protocolos y medidas que aseguran la salud del donador, “hemos trazado una línea de seguridad y en su momento garantizar a las personas que acudiesen a donar a nuestro banco de sangre, garantizarles que no hay algún problema, siempre y cuando se guarde las medidas de seguridad y la sana distancia” .

Indicó que el uso de los recursos sanguíneos pasa también por una prueba de agentes vírales, esto con el fin de realizar un escrutinio e identificar posibles pasos de COVID, “ya cuando se encuentran en nuestro banco de sangre, se realizan los estudios analíticos para que detectemos oportunamente aquellos pacientes, en nuestro banco de sangre, asintomáticos a COVID-19”.

El jefe del Banco de Sangre del Hospital Juárez dijo que los requerimientos para un donador son: tener entre 18 y 65 años, no presentar síntomas de alguna enfermedad, sobre todo de carácter infeccioso y no tener factores de riesgo.

En el caso de quienes tengan tatuajes o piercings, se valora, ya estos deben de cumplir una antigüedad de 12. También es importante que los donadores que no estén tomando medicamentos o hayan tenido alguna intervención quirúrgica recientemente; y muy importante tener un peso por encima los 50 kilos.

En este contexto de crisis sanitaria y con el aumento de hospitalizaciones e intervenciones quirúrgicas, es clara la necesidad de evitar un desabasto de los bancos de sangre, que limiten la acción de respuesta de hospitales dedicados a enfrentar la pandemia por COVID-19, por lo que el gobierno federal y los diversos bancos de sangre del país, invitan a la población a sumarse a esta lucha, siendo donadores altruistas de sangre.

Publicidad