La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, pretende instaurar en nuestro país una abierta cultura de la muerte amparada en las leyes de nuestro país, advirtió el presidente del Frente Nacional por la Familia, Rodrigo Iván Cortez Jiménez.

En conferencia de prensa, aplaudió la determinación del Congreso de Nuevo León de garantizar la vida desde el momento de su concepción hasta la muerte natural y negó que ello signifique criminalizar a la mujer.

Recordó que más de veinte estados de la República, a los que dijo pronto se sumará Aguascalientes, cuentan con la garantía constitucional a favor de la vida, ante lo cual sería un contrasentido promover que desde el Código Penal federal se permitiera el aborto.

“La señora Olga Sánchez Cordero está obsesionada con la muerte. Y eso es un problemón, porque la cultura de la muerte la ejercen a diario los grupos del crimen organizado que consideran que es válido para sus fines arrebatarle la vida a otros”, expuso.

Reprochó que tanto la secretaria de Gobernación como el líder de la Cámara Baja, Porfirio Muñoz Ledo, buscan mandar a los mexicanos el mensaje de que matar a otro es una solución válida y legal para cualquier problemática.

“El legado al país es terrible. El Estado mismo niega su propio fundamento y fin y se convierte en una máquina de muerte. Nada se ha logrado con el aborto en la Ciudad de México en términos de salvar vidas y de salud materna”, apuntó.

Para el líder nacional del FNF, la secretaria Sánchez Cordero envía con esta postura a los mexicanos el mensaje implícito de la validez de eliminar y asesinar a una persona para salir de los problemas que les aquejen. “Cuando uno desdibuja la noción de prójimo por su eslabón más débil que es el que todavía no nace, pero que es ya un ser humano a cabalidad, al rato se pensará en eliminar personas de la tercera edad y enfermos”.

Publicidad