Aunque bares, cantinas y antros están cerrados por el Covid-19, el consumo de alcohol no se detiene, y expertos advierten que está aumentando en los hogares y, con ello, el riesgo de violencia familiar.

Especialistas en adicciones señalaron que el mayor consumo en casa se debe principalmente al aburrimiento y a no entender que se enfrenta una emergencia sanitaria.

“Estamos implementando medidas de contención para evitar que, aparte de la pandemia del coronavirus, tengamos un incremento que no podamos controlar en el consumo de sustancias psicoactivas”, dijo Fernando Hernández, director del Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones.

Explicó que será en los estratos sociales “altos” en los que crecerá el consumo de alcohol debido a que en los más bajos es más difícil que tengan recursos para comprar.

“Me preocupa el enojo y la violencia”, añadió Angélica Juárez, maestra de la Facultad de Psicología de la UNAM, “porque, de no ser bien manejados, nos lleva a explotar y a agredir a otros”.

Te puede interesar: Estos son los consejos de los inmunólogos para tener las defensas altas 

La directora de la Unidad Monterrey de los Centros de Integración Juvenil, Silvia Camarillo Vázquez, señaló que la ansiedad que generan la pandemia y la cuarentena se ha reflejado en el aumento de recaídas y en el consumo de alcohol, aunque aseguró que aún no tienen una estadística.

“Nos reportan también que el consumo aumentó (más)”, agregó.

Además, Martha Sierra, terapeuta familiar del Instituto Vida Nueva Monterrey, informó que han percibido un alza en los síndromes de abstinencia. 

“Si tú le quitas alcohol”, indicó, “con la crisis de contingencia pudiéramos crear situaciones de riesgo de violencia”.

Publicidad