La pandemia ha generado otros virus que empiezan a crecer: se trata de la exclusión y los maltratos. Desde el 19 de marzo y hasta el lunes pasado se han presentado 97 quejas ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), todas relacionadas con el covid-19. Son denuncias de 54 mujeres y 43 hombres. 

Contra ellos hubo insultos, burlas, amenazas o maltratos, hostigamiento laboral, dificultades para obtener atención médica, negación de un servicio público, divulgación pública de información clínica en medios o redes sociales, expresiones discriminatorias, hostigamiento vecinal y negación de un servicio privado; entre otros hechos.

Te puede interesar: Por Covid-19, Conapred pide no discriminar al personal médico

Anuncios

La mayoría de los casos se registraron en Ciudad de México, Estado de México, Nuevo León, Guanajuato, Puebla, Jalisco, Tabasco, Veracruz, (Querétaro, Aguascalientes, Coahuila, Morelos y Tamaulipas.

Algunos casos recabados por el Conapred

En Tabasco, una mujer adulta y su esposo fueron acosados porque un funcionario del ISSSTE divulgó en Facebook datos de sus expedientes sobre un supuesto contagio.

-Ciudad de México. Un trabajador de una escuela pública presentó síntomas y acudió al médico. Al comentar la situación al responsable del plantel, lo insultó y amenazó.

-Ciudad de México. A una trabajadora de una entidad pública le pidieron su renuncia… por ser familiar de una persona con síntomas de covid-19.

-Estado de México. Una trabajadora de una empresa privada informó de síntomas parecidos a los del covid-19; la empresa asume que tiene el virus y dos miembros del personal la escoltan hacia fuera de las instalaciones.

-Veracruz. Una mujer acude con un cubrebocas a un banco y la acosan y corren de la sucursal.

-Estado de México. Una mujer acude a un consultorio médico privado, pero como tenía la voz ronca, el doctor se portó muy grosero con ella y no la revisó.   

-Coahuila. La empresa donde labora un hombre (persona seropositiva) solicita al personal que manifieste si tiene una enfermedad en la que el riesgo de contagio sea alto. Él informa que vive conVIH y lo despiden, porque “no saben cuál será la reacción de su enfermedad respecto al covid-19”.

-Estado de México. Un hombre y su familia reciben maltrato de personal de un hospital del ISSSTE: por ser posibles portadores de covid-19. Tuvieron que ir con un médico particular.

-Puebla. Los suegros de una mujer fueron sospechosos de tener covid-19, por lo que el servicio de recolección de basura del ayuntamiento no acude a su domicilio.

-Puebla. A una mujer se le niega el servicio de transporte por ser enfermera.

-Estado de México. Un recién nacido es diagnosticado, en un primer momento, con covid-19. La pediatra y enfermeras asignadas no quieren atenderlo en un hospital público: alegan temor a infectarse. El bebé es llevado a otro hospital donde se recuperó y lo diagnosticaron con bronquitis.

En marzo, del 19 al 31, Conapred tuvo un promedio de una queja diaria relativa al coronavirus: fueron 14 en nueve días. En abril empezaron a crecer rápidamente, hasta alcanzar un promedio de seis denuncias diarias: van 83 casos en 13 días (cifras al lunes pasado). Por eso, Conapred ha hecho un llamado a la ciudadanía para detener esos actos “que solo se explican por la desinformación, el miedo y los prejuicios”, y exigió a las autoridades que garanticen la “dignidad e integridad” de las personas.

Entre las quejas también hay varios casos de personas que son obligadas a trabajar, inclusive ciudadanos de poblaciones vulnerables (hay jefes imputados que se burlan del coronavirus: afirman que es mentira), así como denuncias de gente despojada de su salario y personas despedidas injustificadamente, tanto en el sector público como en el privado, todo invocando la pandemia.

Publicidad