El vuelo 794, matrícula XA-VRE, operado por Volaris, con origen en la capital del país y destino a Tuxtla-Gutiérrez, Chiapas, regresó al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) para una revisión de seguridad debido a una posible amenaza de bomba, informó la aerolínea.

En un breve comunicado, detalló que la aeronave se encontraba en tierra y los pasajeros ya habían sido bajados del avión, pues aseguró que la seguridad de sus clientes y su tripulación es la prioridad.

Pasajeros de este vuelo publicaron en redes sociales cómo se vivió el incidente.

Anuncios

Narraron que antes de llegar a Tuxtla Gutiérrez el avión regresó a la Cuidad de México y al llegar al aeropuerto aterrizó de inmediato en un descenso acelerado. Ya en el aeropuerto la tripulación le pidió a los pasajeros que se encontraban en la parte de atrás que se pasaran al frente del avión.

Según el relato de una pasajera, al bajar del avión fueron recibidos en una zona aislada por un equipo de bomberos y todos los pasajeros fueron revisados con un detector de bombas. Después un hombre con un traje antiexplosivos subió al avión.

Al terminar estos protocolos después de dos horas, los pasajeros volvieron a subir al avión, excepto aquellos que se negaron a reanudar el viaje.

Publicidad