La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) decidió suspender temporalmente las actividades turísticas y recreativas en una parte del Parque Nacional Arrecifes de Cozumel, para proteger a los corales.

En la reunión extraordinaria del pasado 17 de septiembre, el Consejo Asesor del Parque -conformado por autoridades estatales y municipales, organizaciones civiles y empresariales- decidió, de manera unánime, cerrar temporalmente el arrecife Palancar y la zona de uso restringido, que incluye el arrecife Colombia y el sitio conocido como “El Cielo”.

Brenda Hernández Hernández, subdirectora de la Conanp en Cozumel, anunció este lunes que la medida entrará en vigencia a partir del próximo 7 de octubre, por lo que los más de cerca de 12 mil cruceristas de todo el mundo que arriban diario a la isla de Cozumel, 4.2 millones al año, tendrán prohibido realizar actividades subacuáticas en estos lugares.

“Se decidió dar un descanso a estas tres zonas porque son las que están en un mejor estado de conservación respecto al síndrome blanco. Es una estrategia de conservar nuestro banco genético (de corales) bajo un principio precautorio”, dijo a EFE, Brenda Hernández.

Para tomar la decisión, el Consejo Asesor del parque se sirvió de tres estudios.

Uno de ellos fue sobre la calidad del agua de mar de Cozumel, realizado por Laura Calva, investigadora de la Universidad Autónoma de México (UAM), otro se trató de la salud de los corales, coelaborado con el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y el tercero fue un monitoreo de uso público e impactos, firmado por la Conanp.

El Parque Nacional Arrecifes de Cozumel tiene una capacidad máxima de 2 mil 500 visitantes por día. Sin embargo, por la alta demanda se suele rebasar y llegar a 3 mil 500 personas por día, es por ello que la medida busca disminuir el flujo de turistas en zonas coralinas.

Durante los próximos meses, comentó la funcionaria, la Comisión realizará estudios para monitorear la salud de los corales en Cozumel, y dependiendo del comportamiento de esta especie, se evaluará endurecer las medidas -cierres escalonados- o reabrir las zonas suspendidas.

Actualmente, comentó Hernández, el 50 por ciento de los corales de Cozumel ha muerto a causa de la rara e inédita enfermedad llamada síndrome blanco.

Publicidad