La candidata demócrata, Hillary Clinton, y el republicano, Donald Trump, se criticaron en temas económicos y diplomáticos, interrumpiéndose reiteradamente en el primer debate de la campaña presidencial 2016 en Estados Unidos.

Después de saludarse con un apretón de manos y una sonrisa, los dos rivales se lanzaron al ataque. Clinton dijo que las propuestas tributarias del empresario de Nueva York eran políticas económicas “de goteo inventado” y Trump sostuvo que la ex secretaria de Estado es “sólo palabras y nada de acción”.

Ambos se acusaron de distorsionar la verdad y de mentir e instaron a los espectadores a visitar sus sitios en Internet para revisar los hechos.

“Tengo la sensación de que me van a culpar de todo”, dijo Clinton, la primera mujer que consigue la nominación presidencial de uno de los grandes partidos políticos de Estados Unidos.

“¿Por qué no?”, respondió Trump, un magnate inmobiliario y ex figura de televisión que nunca ha ejercido un cargo de elección pública.

Clinton criticó a Trump por no divulgar sus declaraciones de impuestos y dijo que esa decisión plantea preguntas sobre si es tan rico y caritativo como afirma serlo. Ella destacó que las pocas declaraciones que ha presentado muestran que a pesar de su riqueza, no ha pagado el impuesto federal a las ganancias.

“Eso me hace inteligente”, dijo Trump.

“Tengo enormes ingresos”, refirió en un punto, agregando que es hora de que el país sea dirigido por alguien que sepa algo sobre el dinero.

La ex secretaria de Estado criticó a Trump por no pagar a algunas de las personas contratadas por su compañía. Ella dijo que se reunió con muchas personas que habían sido engañadas por su rival.

Trump dijo que los incidentes en los que no hubo un pago ocurrieron cuando los trabajos fueron insatisfactorios.

El magnate inmobiliario criticó a Clinton por sus políticas comerciales y dijo que ella aprobaría un controvertido acuerdo comercial con países asiáticos a pesar de que se ha opuesto al pacto como candidata.

“Tu estabas totalmente a favor de él, luego escuchaste lo que yo estaba diciendo, sobre lo malo que es, y dijiste, ‘bueno, no puedo ganar ese debate’, pero sabes que si llegas a ganar, lo aprobarías”, declaró Trump.

Clinton rechazó las críticas.

“Bueno, Donald, yo sé que tu vives en tu propia realidad, pero esos no son los hechos”, sostuvo.

Clinton, de 68 años, vistió un traje rojo de dos piezas, y Trump, de 70, lució un traje oscuro con corbata azul para participar en un debate que podría cambiar el curso de la reñida campaña para las elecciones del 8 de noviembre.

El moderador Lester Holt tuvo problemas para controlar a ambos candidatos. La discusión sobre política comercial pasó rápidamente a la lucha contra el Estado Islámico, cuando Trump acusó a Clinton de entregar información al enemigo al revelar en su sitio en Internet cómo planea derrotar al grupo.

Publicidad