Mónica Villa Guillén, directora de área Médica del Hospital Infantil de México “Federico Gómez”,  reafirmó este martes que Cofepris mantiene detenida la distribución de un medicamento necesario para atender a más de 300 niños con cáncer.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga en Radio Fórmula, explicó que a pesar de que el Metrotrexatoes de un medicamento indispensable para males como la leucemia o el osteosarcoma, desde junio se había notado una disminución en su producción.

La crisis fue la semana pasada que se acabaron los suministros y se empezó a buscar en farmacias pequeñas y otras alternativas hasta que las reservas se agotaron”, comentó

Añadió que aunque el IMSS se comprometió a apoyarlos con medicamentos para satisfacer sus necesidades por cerca de dos semanas, hasta el momento estos no han llegado al hospital.

De acuerdo con los médicos del hospital, la falta del medicamento se debe a que la empresa Pisatiene detenido un lote por un asunto administrativo con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Según el director de Administración de la institución médica, Carlos Plasencia, el argumento presentado es que el lote tenía un problema de no apegarse a ciertas normas que pedía la autoridad, pero que íntegramente el producto es el correcto.

Villa Guillen precisó que la tasa de mortalidad no se ha modificado por la situación, ya que gracias a los ajustes realizados y los esfuerzos del Hospital por conseguir el medicamento por diferentes vías les ha ayudado a subsanar razonablemente el problema.

“Durante todo el año se va subsanando a través de conseguirlo con fundaciones, de otros laboratorios, pero en esta ocasión la situación se tornó crítica, porque no hay a nivel nacional cómo conseguirlo”.

Sin embargo, reconoció que no es la primera vez que pasa esto de la falta de medicamentos, ya que se ha registrado desabasto pero no sale a la luz pública, porque han logrado conseguirlos con otros laboratorios.

De acuerdo con los representantes del Hospital Infantil de México, cada año reciben alrededor de 300 pacientes nuevos con cáncer, de los cuales 40 por ciento requiere este medicamento.

“A pesar del desabasto, los niños no se quedan sin esa continuidad del tratamiento; están perfectamente definidos los protocolos, en esquemas de tratamiento (aplazándolo un par de días); no es un tratamiento de emergencia”.

Con información de Notimex

Con información de López Dóriga

Publicidad