“El mayor rezago no se encuentra en viviendas nuevas, sino en otro tipo de soluciones de vivienda, ahí es ahí donde están enfocando sus esfuerzos. En el caso de CMIC somos cerca de 12,000 miembros y quienes están en este sector no solo incluye a empresarios que construyen vivienda nueva, sino también incluye a profesionistas o quienes hacen mejoras, recuperan vivienda abandonada y se dedican a la autoproducción”, comenta Aurora García de León, vicepresidenta del sector Vivienda en la CMIC.

De los 12,000 miembros que tiene la cámara, asegura la especialista, al menos 68% se dedica al sector en distintas modalidades como valuadores, profesionistas y constructores, quienes pueden participar en los tres ejes prioritarios de la Conavi.

Dichos programas tienen como base el componente de vivienda social y para ello también se busca fortalecer el programa Sembrando Vida, que tiene como uno de los ejes el modelo de la autoproducción, donde los trabajadores del campo se organizan para construir su vivienda propia.

“La diferencia del esquema es que el recurso va vinculado a la asistencia técnica, donde arquitectos e ingenieros van (a las comunidades) para estudiar las necesidades de la familia y generar un proyecto”, comenta Vega.

En este sentido, Conavi y CMIC firmaron un convenio donde los pequeños empresarios afiliados son capacitados para volverse organismos ejecutores de obra. La Comisión, dice García de León, dio la capacitación inicial a finales del año pasado donde al menos 900 entidades participaron y obtuvieron su certificación.

Dentro del Programa Nacional de Vivienda, presentado en noviembre pasado, se contempla fortalecer este modelo a través de una mayor asistencia técnica integral, colaboración con estados y municipios, diseño de soluciones que eviten asentamientos irregulares, más opciones de financiamiento y vigilancia en precios de materiales para construcción, acciones que involucran también a diferentes instituciones que también colaboran con empresas constructoras.

En 2019 la Conavi ejerció poco más de 9,000 millones en sus tres ejes estratégicos: El Programa Nacional de Reconstrucción tuvo 5,067 millones de pesos para más de 36,597 acciones; el Programa de Mejoramiento Urbano financió poco más de 18,455 acciones con 2,307 millones de pesos; y el Programa de Vivienda Social alcanzó 10,162 acciones con 475 millones de pesos.

Publicidad