El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo (Coneval) prendió “focos amarillos y rojos” a 11 programas sociales prioritarios del presidente Andrés Manuel López Obrador y que posiblemente estarán en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2021, debido a la falta de claridad en el problema público que se desea atender, ausencia de metas y deficiencia en resultados.

De acuerdo con el Análisis de los programas prioritarios al primer año de la Administración 2018-2024, publicado por Coneval, el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador identifica bien a las personas a las que quiere apoyar a través de sus 17 programas sociales “prioritarios”, pero la mitad de estos programas no explica “la problemática que les quieren resolver”, informó el lunes dicho Consejo.

Te puede interesar: “Parte de la democracia” salida de 10 mandatarios de Conago: AMLO; “están en libertad”, asegura

El Coneval realizó una valoración de los elementos de monitoreo de los 17 programas sociales prioritarios a un año del inicio de su operación.

De los 17, el 35 por ciento identifica con precisión a su población objetivo y el cambio/resultado que busca alcanzar.

En tanto, ocho (el 47 por ciento) tienen claridad en su población objetivo, pero no así en la problemática pública que buscan resolver; mientras que tres (18 por ciento) no cuentan con Enfoque de Resultados (EdR).

Por lo que el análisis arrojó un semáforo que muestra que 11 programas identifican parcialmente (color amarillo) o no identifican (color rojo) el problema público que buscan atender. Asimismo, esos programas no tienen un Enfoque de Resultados (color rojo) o el que reportan es deficiente y debe mejorar (color amarillo).

Entre los programas con color amarillo y rojo en el semáforo se encuentran Sembrando Vida, Fertilizantes, Universidades para el Bienestar Benito Juárez García, Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente, Jóvenes Construyendo el Futuro y Microcréditos para el Bienestar.

La operación de dichos programas quedó a cargo de siete dependencias federales, entre ellas, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, la SEP, la Secretaría de Bienestar y Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Estos nuevos programas impulsados por la presente administración también estuvieron lejos de alcanzar su cobertura objetivo.

Al examinar el establecimiento de metas y líneas base de los 170 indicadores que utilizaron los 17 programas prioritarios en 2019 para dar seguimiento a sus objetivos, se observó que en 101 (59 por ciento) no se estableció una línea base; es decir, no se tiene claridad sobre el punto de partida en el que se guíe el programa para el logro de sus objetivos.

Por lo que a excepción de Jóvenes Construyendo el Futuro y Producción para el Bienestar, ninguno de los programas cubrió a más de 50 por ciento de su población objetivo, o no tenía información sobre su cobertura.

José Nabor Cruz, secretario ejecutivo de Coneval, señaló en entrevista con El Financiero que la expectativa es que las evaluaciones de los programas sean una herramienta para los legisladores durante la discusión del Presupuesto de Egresos 2021, ya que tendrán en sus manos información útil para reasignar o fortalecer programas que puedan tener mayor impacto en la reducción de la brecha social.

“Es complicado y entendemos que la pandemia fue un factor exógeno, pero esperemos que en esta coyuntura y en estos meses se les permita a los programas puedan tener una mejora en estos planteamientos, sobre todo en el Enfoque de Resultados que sí es bastante necesario que se fortalezca en los siguientes meses”, sostuvo.

Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, señaló que las observaciones del Coneval deberán incluirse en el análisis del PEF 2021, sobre todo porque es “grave” que se inviertan recursos en programas que no se sabe bien cuál es el objetivo que persiguen.

“Gastar sin resultados es malo siempre y es más malo en momentos de crisis y de recorte presupuestal, el riesgo es grande de gastar sin resultados porque entonces la única explicación es que el objetivo es otro, a lo mejor político”, expuso.

Alfredo Elizondo, coordinador de Gestión Social y Cooperación (Gesoc), consideró que “dado que el Paquete Económico se ve bastante apretado y donde seguramente veremos los programas prioritarios, pues no se trata de seguirlos implementando con los mismos errores o deficiencias, sino que se corrijan”.

Presupuesto

Coneval señaló que el presupuesto asignado a los 17 programas prioritarios fue de 131.8 mil millones de pesos en 2019. El programa Jóvenes Construyendo el Futuro de la STPS recibió el mayor monto, con 40 mil millones de pesos, esto es 30 por ciento del total de recursos asignados a esos programas sociales.

De acuerdo con el PEF, para 2020 el presupuesto aprobado para esos programas subió a 138.8 mil millones de pesos.

En materia de eva​luación, el Coneval es la institución responsable de emitir los Lineamientos de Evaluación que deberán observar las dependencias y entidades responsables de operar los programas sociales.

Asimismo, tiene a su cargo las evaluaciones de la política y programas de desarrollo social que pueden ser realizadas por la misma entidad o a través de uno o varios organismos independientes del ejecutor del programa, mediante los cuales podrá emitir recomendaciones respecto al cumplimiento del objetivo social de los programas, metas y acciones de la Política de Desarrollo Social.

El Consejo ha asesorado a los 17 programas prioritarios en el planteamiento de objetivos centrales orientados a resultados, en la identificación y delimitación de sus poblaciones objetivo, así como en la construcción de indicadores que les permitan monitorear sus logros alcanzados, no obstante, aún persisten áreas de mejora pendientes por atender.

Publicidad