La disputa comercial generada tras el anuncio de restricciones a productos agrícolas de México en Estados Unidos afectará a múltiples consumidores, quienes verán incrementos abruptos en los precios de muchos productos dada la interrupción del comercio libre y las cadenas de suministro a nivel mundial, dañando la rentabilidad de empresas importadoras de insumos grabados tras las restricciones anunciadas.

Posterior a la audiencia organizada por la administración de Donald Trump el 20 de agosto 2020, exportadores e importadores de diversos productos en Estados Unidos se enfrentaron en declaraciones sobre el posible impacto que puede tener la imposición de restricciones a productos agrícolas enviados de México al mercado estadounidense.

Te puede interesar: Más de 60 mil homicidios dolosos en la administración de López Obrador

Anuncios

De un lado, representantes de organizaciones agrícolas de estados del sur de Estados Unidos afirmaron que agricultores de la región se han visto afectados por importaciones desde México por prácticas de dumping y subsidios, además de argumentar riesgos para seguridad nacional. En el mismo sentido, el legislador republicano Austin Scott, del estado de Georgia, expuso que programas de subsidios de México a frutas y verduras han propiciado pérdidas a agricultores estadounidenses y señalo a México de realizar prácticas de dumping.

Por el otro lado, la Asociación de Productos de las Américas (FPAA, por sus siglas en inglés), representante de importadores estadounidenses de frutas y hortalizas, remarcó su oposición a las medidas restrictivas y a los remedios comerciales que propone Estados Unidos pues, según sus palabras, “Elevaría los precios al consumidor y lanzaría numerosas e interminables guerras comerciales de ‘ojo por ojo’ que podrían poner en peligro más de 40,000 millones de dólares en exportaciones agrícolas estadounidenses a México”.

En el mismo sentido, remarcando el costo para los consumidores en las guerras comerciales, informe de Moody’s Analytics indica que guerra comercial entre Estados Unidos y China, comenzada a principios de 2018, tuvo un costo aproximado de 300 mil empleos perdidos hasta septiembre 2019, según una simulación económica incluida en el informe.

Tras las posibles restricciones y en concordancia con lo expuesto por Moody´s, Alfonso Lechuga de la Peña, presidente del Consejo Estatal Agropecuario de Chihuahua, comentó que las restricciones pretendidas por Estados Unidos a la importación productos agrícolas mexicanos puede derivar en una guerra comercial afectando a los consumidores “Sería una completa violación a las disposiciones del T-MEC que entró en vigor apenas el 1 de julio 2020 y repercutiría en la exportación de productos mexicanos a los Estados Unidos, principalmente hortalizas, frutillas y cítricos”, explicó el funcionario al respecto.

Así, tras el anuncio de las restricciones a productos agrícolas mexicanos en Estados Unidos, resultaran afectados directa o indirectamente los consumidores. La posible guerra comercial tras las medidas de proteccionismo justificadas como remedios comerciales de seguridad nacional dañará seriamente la rentabilidad de múltiples empresas cuyo aumento de costos recaerá en los consumidores, principalmente.

Publicidad