La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, defendió hoy el impacto de las regulaciones impuestas al sistema financiero de Estados Unidos desde la Gran Recesión de 2008, en un claro contraste con la política desregulatoria del presidente Donald Trump.

“La evidencia muestra que las reformas aprobadas desde la crisis han hecho al sistema financiero sustancialmente más seguro”, señaló la economista estadunidense en un discurso auspiciado por el banco central en Jackson Hole, en el estado de Wyoming.

Yellen, de 71 años y cuyo mandato al frente de la Reserva Federal concluye en febrero próximo, sostuvo que las nuevas regulaciones que obligan a los bancos a tener más altos niveles de capitalización han ayudado a mitigar el riesgo y los efectos de crisis financiero.

“Los investigadores han subrayado cómo la regulación de la liquidez representa un apoyo al sistema financiero al complementar las regulaciones sobre capital”, insistió.

La perspectiva de Yellen fue vista en Washington como un abierto rechazo a la filosofía desregulatoria de Trump y una posible señalar de que no le interesa cortejar al presidente estadounidense para ser designada a un segundo término al frente del banco central.

Otro de los personajes mencionados para el cargo, el asesor económico presidencial Gary Cohn, hizo por primera vez duras crítica a Trump por la respuesta presidencial a los incidentes en Charlottesville.

“La decisión separada de Cohn y Yellen de distanciarse con Trump podría significar que ninguno está interesado en congraciarse con él para obtener la nominación (a la Fed), comentó The Washington Post.

En su discurso, Yellen señaló no obstante que, a pesar de las regulaciones, es posible el resurgimiento de un ambiente económico de “excesivo optimismo” que requerirá de respuestas de política económica para evitar nuevas crisis o al menos lograr una más rápida recuperación si ocurren.

Publicidad