La corrupción es el segundo problema que más preocupa a los ciudadanos y estos actos implican una merma económica de 347 mil millones de pesos anuales, de ahí la importancia de consolidar un verdadero Sistema Nacional Anticorrupción y réplicas estatales que realicen sanciones ejemplares.

El consejero de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Juan Luis Gómez, aseguró que 93 por ciento de las víctimas de este flagelo no la denuncian al considerarlo “un trámite inútil y ocioso”, además que se incumple con la transparencia de la información pues 62 por ciento de los gobiernos estatales no cuenta con datos públicos y de libre acceso sobre los gastos que realizan de asesorías y donativos y el 41 por ciento no tiene áreas especializadas de combate a la corrupción.

“La corrupción se ubico cómo el segundo lugar problema que más preocupo a la población en México, durante 2015, equivale al 9 por ciento del PIB, alcanza un monto de 347 mil millones de pesos al año, alrededor de 8 de cada 10 personas adultas percibió que las instituciones públicas es dónde se da con mayor frecuencia la corrupción, haciendo énfasis entre cuerpos policiacos y partidos, considerados como los organismos más corruptos”.

Mientras, el comisionado del Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos (INAI), Óscar Guerra Ford, aseguró que no puede quedar impune la corrupción por ello se deben coordinar todas las instancias federales.

“En el país nos encontramos con una política en materia de rendición de cuentas dispersa y desintegrada, a lo mejor con todo el objetivo de no poder llegar al fin de qué las autoridades rindan cuentas, bajo esta visión viene ahora una cuestión sistémica, una visión distinta que es integrar este sistema unos ya existentes y otros hay que crearlos, y entonces pasamos a esta cuestión de integral”.

Por último, el auditor Superior de la Ciudad de México, David Vega Vera, indicó que las reformas estatales para los Sistemas Anticorrupción deben quedar listas antes del 18 de julio “por lo que prevé un tsunami en contra de aquel Congreso que no logre sacarlo”.

Publicidad