Los efectos desproporcionados de la pandemia en los jóvenes han exacerbado la desigualdad y podrían mermar la capacidad productiva de toda una generación, según señala la Organización Internacional del Trabajo.  La crisis de Covid 19  tiene efectos devastadores en la educación y la formación de los jóvenes. 

Desde el comienzo de la pandemia, más del 70 por ciento de los jóvenes que estudian o compaginan sus estudios con trabajo se han visto afectados adversamente por el cierre de escuelas, universidades y centros de formación, según un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). 

Te puede interesar: Un niño mexicano puede aspirar al 61% de su productividad potencial en su edad laboral 

De los resultados del informe Los jóvenes y la pandemia de la Covid 19: efectos en los empleos, la educación, los derechos y el bienestar mental  se desprende que el 65 por ciento de los jóvenes considera que su actividad educativa se ha visto afectada adversamente desde el comienzo de la pandemia, como consecuencia del período de transición de la enseñanza presencial en las aulas a la enseñanza en línea o a distancia durante la fase de confinamiento.  

Pese a sus esfuerzos por proseguir sus estudios y su formación, la mitad de esos jóvenes opina que la conclusión de sus estudios se verá retrasada, y el 9 por ciento señala que podría tener que abandonarlos definitivamente. 

La situación ha sido aún peor para los jóvenes que viven en los países de ingresos más bajos, en los que existen mayores deficiencias en materia de acceso a Internet y disponibilidad de equipos, y en ocasiones, de espacio en el hogar. 

“La pandemia tiene una repercusión muy adversa en los jóvenes. No sólo merma su empleo y futuro profesional, sino que menoscaba en gran medida su educación y formación, y por ende, su bienestar mental.” 

Ello pone de relieve la enorme “brecha digital” entre regiones; mientras que el 65 por ciento de los jóvenes de los países de altos ingresos pudieron asistir a clases impartidas por videoconferencia, la proporción de jóvenes que pudo proseguir sus estudios en línea en los países de bajos ingresos fue únicamente del 18 por ciento. 

“La pandemia tiene una repercusión muy adversa en los jóvenes. No sólo merma su empleo y futuro profesional, sino que menoscaba en gran medida su educación y formación, y por ende, su bienestar mental. No podemos permitir que eso suceda”, señala Guy Ryder, Director General de la OIT. 

Según el citado informe, el 38 por ciento de los jóvenes manifiesta inquietud por su futuro profesional, y se prevé que la crisis dificulte el desarrollo del mercado laboral y prolongue el período de transición de los jóvenes desde que terminan sus estudios hasta que logran su primer empleo. 

Algunos jóvenes ya se han visto afectados, habida cuenta de que uno de cada seis de ellos ha tenido que dejar de trabajar desde que comenzó la pandemia. Por lo general, los trabajadores más jóvenes trabajan en sectores muy afectados por la pandemia, en particular los relacionados con la atención al cliente, la prestación de servicios y las ventas, de ahí que sean más vulnerables frente a los efectos económicos de la pandemia. El 42 por ciento de los jóvenes que han mantenido su empleo han visto reducidos sus ingresos. 

Ello ha repercutido en su bienestar mental. La citada encuesta pone de manifiesto que el 50 por ciento de los jóvenes es susceptible de padecer episodios de ansiedad o depresión, y que el 17 por ciento probablemente los padezcan. 

Publicidad