La urgencia por atender la pandemia del Covid-19 en hospitales, públicos y privados, obligó a postergar intervenciones quirúrgicas y los actores relacionados sumaron una crisis adicional.

Uno de ellos, Miguel Cámara, con más de 13 años de participar en la venta y renta de equipos relacionados con neurocirugía y ortopedia (rodilla, cadera y columna), además de instrumental para diferentes especialidades, enfrentó su momento más crítico en abril, con la caída del 80% en sus ventas planeadas.

Créditos bancarios y venta de activos funcionaron en su momento. Ante la extensión de la pandemia se tenían que buscar alternativas para subsistir. Innovar. Luego de varias reuniones virtuales con amigos empresarios y ejecutivos, donde compartían experiencias del complicado momento, se planteó la posibilidad de ofrecer un esquema de financiamiento a las personas que requerían alguna operación relacionada con los productos de la empresa que dirige en Monterrey: Ortopedia y Neurocirugía Cámara. En enero, esa opción no se visualizaba. Dicho mes, desde su punto de vista, fue espectacular. El año inició bastante bien.

“En los meses posteriores los hospitales estaban abiertos, pero en nuestro caso el 90% de lo que vendemos es para cirugías programadas. Con el tema del Covid, en lo que se supo cómo actuar y evitando contagios dentro de los quirófanos se limitaron las cirugías. Los doctores dejaron de operar y los hospitales que estaban en construcción se detuvieron, lo que impacto la venta de instrumental. Todo se paró. En urgencias nos fue bien, pero es una parte mínima”, explicó.

La idea del financiamiento (como los que hay para comprar un auto o una casa), se planteó a directivos de un grupo que opera cinco hospitales con los que mantiene relación y luego se sumó un médico, también conocido por la relación profesional. De ahí surgió la opción de invitar a una firma que ofreciera el crédito (Alivio Capital).

Entre los potenciales beneficiados están las personas que no cuentan con seguro de gastos médicos y quienes por el momento económico no están en condiciones de pagar una intervención, pero tampoco pueden esperar demasiado tiempo. Desde hace mes y medio que iniciaron, han sumado cuatro cirugías y ya están en pláticas con un banco para ofrecer más opciones de financiamiento.

“Estamos empezando y vamos bien. Es algo nuevo que complementa lo que hacemos cotidianamente. Los pacientes tienen hasta dos años para pagar y les resuelven el financiamiento en 24 horas” agregó Cámara, quien dirige la organización que tiene el distintivo de Empresa Socialmente Responsable (ESR).

¿Cuánto se incrementa el costo de una cirugía con este modelo que proponen?

El interés es lo que se agrega, el precio no cambia. Yo lo que hice fue dar un precio preferencial con la condición de que se me pague a tiempo, igual al doctor y al hospital.

Publicidad