Con el apoyo de elementos de la Policía Ministerial, el agente del Ministerio Público Federal adscrito a Tulancingo, Hidalgo, decomisó mil 407 botellas de una bebida alcohólica de reconocida marca, sin autorización y a menor precio del establecido.

En un comunicado, la Procuraduría General de la República detalló que el decomiso ocurrió cuando el agente del Ministerio Público dio cumplimiento a órdenes de cateo otorgadas por la juez de Distrito Especializada en el Sistema Penal Acusatorio.

Se presume que se cometió el delito previsto en el Artículo 223, fracciones II y III de la Ley de Propiedad Industrial, tal como se señaló en la denuncia interpuesta ante la referida impartidora de justicia, con sede en el Centro de Justicia Penal Federal de Hidalgo.

En total se efectuaron seis revisiones simultáneas en diferentes domicilios cercanos a la Central de Abastos de Tulancingo, y las bebidas se decomisaron en cuatro de ellas, y quedaron bajo resguardo federal.

El representante social federal continúa con la integración de la carpeta de investigación para deslindar responsabilidades. No se informó si hubo detenidos.

Publicidad