La deforestación de la Amazonia brasileña podrá afectar una superficie de entre 9 mil y 11 mil kilómetros cuadrados este año, dato que de confirmarse representará la mayor extensión devastada desde 2008.

Esa proyección surge de los números acumulados hasta octubre por el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE) y el programa de medición PRODES, elaborado en conjunto por las universidades de Lancaster, Inglaterra y Lavras, en el estado de Minas Gerais, informó hoy el sitio UOL.

En octubre las quemadas y talas de bosques de la Amazonia acabaron con 554 kilómetros cuadrados de superficie, contra 526 kilómetros cuadrados perdidos en el mismo mes del año pasado.

Este fue el séptimo mes consecutivo en el que la deforestación afectó una superficie más extensa que la del mismo mes del año pasado, señaló Gilberto Cámara, exdirector del INPE.

Pero la intensidad de las quemas ha tenido una merma ya que en octubre de 2019 fue el 5% mayor que en el mismo mes del año pasado, siendo que en julio el alza había sido del 278% ante igual mes de 2018.

Las autoridades de INPE fueron removidas de sus cargos este año por el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, que las acusó de “perjudicar la imagen” del país con la publicación anticipada de los datos.

Este lunes el INPE presentará su proyección sobre la deforestación de todo 2019, y si fuera de entre 9 mil y 11 mil kilómetros cuadrados, será la más amplia desde el período 2007-2008 cuando se perdieron 12.911 kilómetros cuadrados de floresta tropical.

Publicidad