Aunque Donald Trump insiste en la construcción de un muro fronterizo en México y Estados Unidos, la realidad es que desde el año 2007 el número de inmigrantes mexicanos va a la baja, pues son más los connacionales que regresan que los que cruzan en busca del sueño americano.

La cifra demuestra lo anterior, pues en Estados Unidos, hay más de 11 millones de inmigrantes ilegales, de los cuales el 52 por ciento son mexicanos. El mayor número se dio en 2007 cuando había 6.9 millones de mexicanos en suelo norteamericano. Actualmente son unos 5.8 millones, dejando claro que la presencia mexicana es menor que hace una década.

Sin embargo, un mayor número de inmigrantes centroamericanos, asiáticos y africanos subsaharianos, intentan cruzar a Estados Unidos, muchos de estos a través de México. Por lo que las autoridades mexicanas deportaron el año pasado a 165 mil centroamericanos.

Ante la insistencia de la construcción del muro, organizaciones de migrantes afirman que los mayores controles fronterizos hacen más peligrosa la inmigración ilegal pero esto no la frena, pues la necesidad se antepone al punto de correr el riesgo de perder la vida.

Publicidad