La secretaria de Gobernación (Segob) Olga Sánchez Cordero aseguró que ella se enteró por la prensa respecto a las investigaciones que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) realizó a las finanzas de la Secretaría que dirige, desde donde se habría realizado el desvío de 2 mil millones de pesos a una empresa de Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad en el gobierno de Felipe Calderón.

En entrevista realizada posterior a su asistencia a la presentación de la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente, Sánchez Cordero, quien coincidió previamente con Santiago Nieto Castillo en la Sesión Ordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Publica, dijo qué tal vez debido a la secrecia de la investigación no se le comunicó personalmente de este tema.

La encargada de la política interna del país, señaló que a su llegada a la Segob, los documentos que respaldarían las acciones y gastos de las anteriores administraciones ya no existían y esto pudiera deberse a que durante la permanencia de Alfonso Navarrete Prida, este “se encargó de ordenar lo mejor que pudo esta Secretaría para el cambio de Gobierno”.

La Secretaria, quien es amiga personal de su antecesor, dijo que no cree que este presunto desvío de recursos se haya dado en ese tiempo sino antes y remató diciendo que a ella le gustaría saber los detalles de la investigación de la UIF.

“Hasta ahorita no tengo conocimiento, pero yo creo que después de esta investigación que esta haciendo la UIF, vamos a tomar cartas en el asunto para ver en qué época, cómo se hicieron las transferencias y ayudar y coadyuvar en lo que podamos con la UIF”, dijo.

Publicidad