El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó los resultados de la primera Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) levantada en abril de 2020.

La ETOE reportó que la Tasa de Participación Económica en abril de 2020 fue del 47.5 por ciento respecto a la población de 15 años y más, cifra inferior en 12.3 puntos porcentuales a la de marzo del mismo año.

Esta disminución representa una variación a la baja de 12 millones de personas económicamente activas, principalmente por encontrarse en un estado de suspensión laboral temporal ocasionado por la cuarentena.

A palabras del subgobernador de Banco de México, Jonathan Heath, significa que 12 millones de personas en México se encuentran en un estado de suspensión laboral temporal.

Además, refirió el economista y analista mexicano que la cifra refiere al número de personas que han dejado de percibir ingresos y no tienen la certeza de mantener su vínculo laboral o de retorno al trabajo.

“Es importante subrayar que se trata de una suspensión sin percepción de ingresos de por medio y sin certeza de si se mantiene el vínculo laboral o de retorno al trabajo”, refiere además el INEGI en la misiva.

En un comunicado, el INEGI informó que la población ocupada que tienen la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual les demanda pasó de 5.1 millones de personas en marzo de 2020 a 11 millones en abril del mismo año, equivalente a una tasa de subocupación de 25.4 por ciento.

El valor en el mes de abril se traduce en un incremento de 5.9 millones de personas subocupadas, esto es, 16.3 puntos porcentuales más respecto a marzo.

La población desocupada, es decir, la que no tiene trabajo manifestando al mismo tiempo que realizó acciones de búsqueda de empleo, en abril de 2020 se estimó en 2.1 millones de personas, que equivalen a 4.7 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA), tasa superior en 1.7 puntos porcentuales respecto al mes inmediato anterior y en 1.2 puntos porcentuales mayor a la de abril del año pasado.

En cambio, la población no ocupada con disponibilidad para trabajar, pero sin buscar activamente un empleo, pasó de 5.9 millones en marzo de 2020, a 20 millones de personas en abril de 2020, lo que equivale a un incremento de 24.5 puntos porcentuales.

“Dichas personas, en su mayoría, están a la espera de volver a retomar sus actividades”, señala el INEGI.

Publicidad