La pérdida económica para la petrolera nacional por este delito, con base en datos del organismo, fue de 13 mil millones de pesos el año pasado.

El 10 por ciento del gas licuado de petróleo que se comercializó en el país durante 2019 fue robado de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) o de las refinerías de la compañía, afirmó este jueves la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas).

Te puede interesar: Crisis económica por Covid-19 agudizó problemática de mujeres rurales

En un comunicado de prensa, el organismo advirtió que el robo de gas licuado ha aumentado tras la estrategia del gobierno federal por frenar el robo de gasolina en el país. El hurto del combustible, dice, se lleva a cabo por grupos de la delincuencia organizada que operan una red de distribución clandestina, a través de mecanismos como empresas fantasmas.

“En diversas regiones del país operan grupos delictivos que permanentemente sustraen el gas del ducto principal de Pemex y de algunas de sus refinerías; amenazan a operadores y roban pipas y transportes de empresas privadas, operando una red de distribución clandestina creando empresas fantasmas, afectando a la población mediante amenazas, extorsiones y secuestros que ponen en riesgo la vida de los trabajadores y del consumidor final”, dice la Amexgas.

Los grupos dedicados a este acto delictivo también utilizan pipas clonadas o robadas, estaciones de servicio que no cumplen con las medidas de seguridad y plantas de distribución clandestinas.

En 2019 la pérdida económica para la petrolera nacional por este delito, con base en datos del organismo, fue de 13 mil millones de pesos, “lo que representa casi el 10 por ciento de todo el gas distribuido a nivel nacional, es una cifra muy alta considerando que México es el quinto mayor consumidor de gas LP en el mundo”.

El robo de gas se da principalmente en Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Guanajuato, Querétaro, Veracruz, Ciudad de México, Estado de México, Jalisco y Tamaulipas.

En estas entidades, hasta el 25 por ciento del mercado de distribución de gas LP es operado por el mercado ilegal, dice la Amexgas.

“Si bien las acciones en contra del robo de hidrocarburos en 2019 se enfocaron principalmente para tratar de reducir las afectaciones de Pemex en robo de gasolinas, esto ocasionó que los grupos delictivos migraran hacia el robo de gas LP, en donde alcanzan un promedio de 50 mil toneladas mensuales”, dice la Amexgas.

Publicidad