“En un mundo donde abundan egoísmos y divisiones, es precisamente el gusto noble por el amor incondicional aquello que sirve de antídoto y abre camino al significado trascendente de nuestra existencia”, dijo el papa Francisco al término de una audiencia con una delegación del Ejército de Salvación, encabezada por su director general Brian Peddle.

El pontífice habló también de los jóvenes que “necesitan sentir” la fragancia del amor “porque en muchos casos ella falta en su experiencia cotidiana”.

En la conclusión de su discurso, Jorge Bergoglio agradeció al Ejército de Salvación por su empeño “en favor de las personas marginadas y sin techo” en Roma. “Son muchos”, agregó.

“Conozco su amplio compromiso en la lucha contra la trata de seres humanos y otras formas de esclavitud. Que Dios bendiga este empeño”, concluyó el papa.

Publicidad