El presidente Enrique Peña Nieto dejó claro que, en el conflicto detonado por la oposición a la reforma educativa, el único límite será el diálogo y la búsqueda de acuerdos para una solución pacífica. Sentenció: la ley no está sujeta a negociación.

Entrevistado esta tarde en el Hangar Presidencial, dijo que a pesar de que un sector del magisterio pide la derogación o abrogación de la reforma educativa, ello no corresponde al Ejecutivo y que, por el contrario, el gobierno federal está para hacer valer la reforma educativa.

Al concluir la gira que realizó por San Luis Potosí, el Jefe del Ejecutivo enfatizó en que el gobierno de la República no dejará de privilegiar el diálogo con los maestros que se oponen a la reforma educativa.

El diálogo “es la puerta y nos debe llevar a lograr una pacífica solución ante este tema, evidentemente hay posiciones a veces muy encontradas, otras con diferencias muy evidentes, pero creo que también tenemos que aproximar posiciones en ánimo y en aras de lograr una solución pacífica a este tema”, dijo.

El presidente Peña Nieto enfatizó que esta en la Secretaría de Gobernación y en la Secretaría de Educación Pública la construcción de la vía que permita encontrar una solución a este tema.

Publicidad