El monto nominal del soborno o “mordida” promedio en el país pasó de 2,273 pesos en 2017 a 3,822 pesos en 2019, informó Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (IMCC) con cifras de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG).

Sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador durante los primeros 14 meses de su gobierno repitió más de 2,000 veces la palabra corrupción, además ha señalado que no se permitirán estos actos en su gestión, señaló la organización civil.

“En México, la pequeña corrupción goza de impunidad en 99% de los casos, por lo que una amenaza de grandes castigos -ya sea un regaño del presidente o ir a prisión- realmente no desincentiva su comisión”, refirió MCCI.

Dado que el castigo es costoso para el funcionario, pero es poco probable que termine sancionado por ello, tiene a elevarse el monto del soborno. Por ello se explica el aumento en el 56% del costo de la mordida promedio entre 2017 y 2019, lo cual descuenta el efecto de la inflación, que sería mayor si sólo se comparan los valores nominales de los sobornos en ambos años.

La corrupción no disminuyó

En 2019 no disminuyó la corrupción en México, puesto que desde 2017 seis de cada 10 mexicanos creen que existe algún acto de este tipo en los trámites que realizó durante el año.

El 21 de mayo el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) dio a conocer que se elevó un 7.5% las víctimas de corrupción que realizaron un trámite personalmente, puesto que dicho número pasó de 14.6% en 2017 a 15.7% en 2019.

Sin embargo, el día de la publicación de dichas cifras la Secretaría de la Función Pública (SFP) celebró la confianza ciudadana en el gobierno, la cual se duplicó según las cifras del Inegi.

Por su parte, López Obrador admitió que los actos de corrupción aún persisten en el ámbito local, por lo que mandó el mensaje de “cero corrupción, cero impunidad, ten cuidado no vayas a terminar en el bote.”

Te puede interesar: Aumentó corrupción en instituciones de gobierno en 2019, reporta INEGI

“Tal como lo mencionaba el presidente, debido a que los trámites por servicios públicos involucran a los gobiernos estatales o municipales, la mayor parte de la extorsión en ventanilla es cometida por funcionarios de los gobiernos locales. Sin embargo, es posible que ésta sea la corrupción que más afecta a la gente, pues es la que tiene que pagar de su bolsillo”, detalló MCCI.

De acuerdo con un estudio de la organización de 2019, se realizó una pregunta directa sobre conductas que avergüenzan a los encuestados, lo cual generalmente lleva a un sobreparto en las respuestas, el cual fue del 50% en dicha medición.

MCCI indicó que el aumento en la tasa de victimización reportada por el Inegi debiera preocuparle el gobierno federal, pues la primera meta del programa nacional anticorrupción 2019-2024 es disminuir la prevalencia de la corrupción,

“Es decir, nada que celebrar respecto a los indicadores que el propio gobierno estableció para ello”, aseguró.

Publicidad