Las más de 60 organizaciones que integran el movimiento Juntos Contra el Cáncer advirtieron que en medio de la emergencia sanitaria por Covid 19 y el inicio de operaciones del Instituto de Salud para el Bienestar han dejado “una grave interrupción de tratamientos oncológicos, cobros indebidos, retrasos en consultas, así como falta de atención y seguimiento a los pacientes que se atienden en los hospitales públicos y de alta especialidad, y los derechohabientes del sector salud y de institutos nacionales”.

En un comunicado, Juntos Contra el Cáncer señaló que aquellos que quedaron como pacientes del Insabi están más vulnerables porque no tienen claro los procedimientos a seguir, por ello llamaron a las autoridades a garantizar el derecho a la salud de quienes padecen cáncer como se ha establecido en la Constitución y como se comprometió el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La organización explicó que a nueve meses del inició de operaciones del Insabi, aún desconocen sus mecanismos de funcionamiento y miles de niños, jóvenes y adultos que padecen algún tipo de cáncer “no han tenido acceso a los servicios gratuitos y universales que se comprometieron”, señaló Isabelle Aloi-Timeus, representante de Juntos Contra el Cáncer.

El movimiento Juntos Contra el Cáncer llamó al presidente Andrés Manuel López Obrador; al secretario de Salud, Jorge Alcocer; al director del Insabi, Juan Antonio Ferrer; al director del ISSSTE, Luis Ramírez; y el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, “den repuestas precisas sobre los compromisos pendientes hacia todas las personas que padecen cáncer” porque en el caso de los enfermos recién diagnosticados deben esperar hasta seis meses para obtener tratamientos y algunos de los que ya recibían algún tipo de atención han tenido que posponer indefinidamente sus tratamientos ya sea por desabasto, por la emergencia de Covid o por el cambio del Seguro Popular al Insabi.

Publicidad