La probabilidad de que en el País no se registre una segunda ola de la epidemia de Covid-19 es baja, de hecho, es crucial hacer más resiliente a la población ante un segundo, tercer e incluso cuarto brote, advirtió Cristian Morales, representante de la OPS/OMS en México.

Alertó que el peligro continuará los próximos 18 a 24 meses, plazo en los que se prevé contar con una vacuna.

“Una cosa es que se invente la vacuna, otra que sea segura y otra cosa diferente el que esté disponible y accesible para todos los que la necesitaríamos”, señaló en entrevista.

Ante esto, Morales llamó a la población a tomar las medidas sanitarias adecuadas para prevenir la enfermedad.

“Ojalá (los brotes) sean más cada vez más pequeños y podamos responder y afrontarlo de manera cada vez más eficaz, por un lado a partir de la experiencia que se ha acumulado, y por otro, a partir de una mayor percepción del riesgo de la población y con ello una mayor adherencia a las medidas de salud pública”, mencionó.

El representante aseguró que casi todos los países que han vivido un primer brote se están enfrentando al desafío de una segunda oleada.

“Países como Corea del Sur que en un momento se citó como ejemplo de cómo enfrentó el primer brote de Covid-19, hoy han vuelto a cerrar, a poner en cuarentena a Seúl”, aseveró.

Además, consideró que no hay garantía de que no se desborde el sistema de salud ante dicha situación.

México, apuntó, se ubica entre los primeros cinco países de la región que reportan más casos acumulados del nuevo coronavirus.

Te puede interesar: OMS lanza advertencia si no se respetan las medidas sanitarias

“No podemos asegurar que en las próximas semanas o meses se pueda mantener esta disponibilidad de camas, pues depende de muchos factores, entre otros, la capacidad de la población a adherirse a las medidas de distanciamiento que hay que seguir manteniendo porque todo el País sigue en semáforo rojo”, comentó.

El riesgo, refirió, es que el nivel de percepción de éste entre la población baje y que se entienda mal la política de retorno a la nueva normalidad.

“También depende de las mismas capacidades del sistema de salud. Lleva 100 días en respuesta a la epidemia en México y eso implica un desgaste del personal”, explicó.

Ante la inminente reactivación económica, Morales indicó que ésta tiene que estar acompañada de una mayor salud, un mayor bienestar y un menor riesgo de contagio.

Además, dijo que a 100 días de la detección del primer caso de Covid-19 en México, la OPS y la OMS consideran que las medidas que adoptaron las autoridades de salud federal y estatales han evitado el colapso del sistema de salud.

“(Las medidas) han logrado un objetivo muy importante, que es desplazar el momento en el que la curva empieza su ascensión vertiginosa y éste ya es un logro porque le da más tiempo al sistema de salud para prepararse mejor y lograr hacer una reconversión hospitalaria eficiente”, agregó.

Publicidad