El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, podría continuar su proceso fuera de prisión, luego de que presuntamente desde la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), tres meses antes de que terminara la administración de Enrique Peña Nieto, el entonces titular de la UIF, Mauricio Moreno Balbuena, solicitó a la entonces Procuraduría General de la República (PGR) le retirara al ex mandatario veracruzano la acusación del delito de delincuencia organizada.

De acuerdo con publicación del diario Reforma, el 21 de agosto de 2018, el entonces titular de la UIF, Mauricio Moreno Balbuena, solicitó a la PGR retirarle a Duarte la acusación del delito de delincuencia organizada, y dos días después, Arturo Elías Beltrán, encargado de despacho de la PGR, anunció la reclasificación del delito por el de asociación delictuosa para cometer peculado, el cual no amerita prisión preventiva oficiosa.

La publicación refiere que hasta hoy no se sabía que la decisión de la PGR de reducir la acusación contra Duarte fue gracias al alegato presentado por Moreno Balbuena en un oficio consultado por Reforma.

Señala Reforma que inusualmente, “Moreno Balbuena pidió el beneficio para Duarte pese a que la UIF fue reconocida como víctima del desfalco del ex priista en la causa penal 97/2016 abierta en el juzgado federal del Reclusorio Norte y al emitir su opinión jurídica, Moreno Balbuena arguyó que se debía realizar la reclasificación a fin de evitar un ‘error’ en la acusación que condujera a un juez a tumbar el caso contra Duarte”.

Con información de Reforma

Publicidad