A partir del primero de enero de 2020, y pese a la desaceleración económica registrada este año, el salario mínimo tendrá el incremento más alto en cuatro décadas, pasará de 102.68 a 123.22 pesos por jornada laboral, lo que significa un aumento de 20% con respecto al año anterior.

Al igual que en el 2019, el país estará dividido en dos áreas geográficas con un salario mínimo diferente: la Zona Libre de la Frontera Norte (ZLFN), conformada por 43 municipios y en la cual este referente sólo se incrementó 5%, para quedar en 185.56 pesos por jornada laboral, y el resto del país, conformada por todos los demás municipios.

Este video te puede interesar

De esta manera, el salario mínimo mensual será de 3,696.60 pesos en todo el país, con excepción de la ZLFN, donde se fijará en 5,566.80 pesos mensuales. A diferencia del año anterior, cuando el salario mínimo de la zona fronteriza tuvo un aumento del 100%, en esta ocasión se privilegió al resto de los municipios con el incremento más elevado.

Además, a través del decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), la Comisión Nacional de los  Salarios Mínimos (Conasami) informó el aumento de los salarios mínimos profesionales que aplicará a 59 trabajos.

“Los salarios mínimos profesionales que tendrán vigencia a partir del 1° de enero de 2020, para las profesiones, oficios y trabajos especiales, serán la cantidad mínima que deben recibir en efectivo los trabajadores por jornada diaria de trabajo”, detalla el decreto.

Todas las profesiones, oficios y trabajos de la lista tendrán un salario mínimo de 185.56 pesos en la ZLFN, con excepción de los reporteros de la prensa diaria impresa, los puestos mejor pagados en la zona. Sin embargo, en el resto del país los trabajos sí tendrán una remuneración mínima diferente por jornada laboral, dependiendo la actividad.

Por ejemplo, un manejador de gallinero —el peor pagado de los 59 trabajos— tendrá un salario mínimo de 123.92 pesos por jornada laboral; la actividad de recamarista de hotel no será muy distinta en percepciones, su remuneración mínima será de 125.28 pesos diarios, casi lo mismo para un empleador de mostrador de farmacia, 125.64 pesos.

En contraste, el salario mínimo de un albañil será de 142.14 pesos por jornada; un chofer de camión de carga general, 145.06 pesos, y un trabajador social, 158.71 pesos.

Los 43 municipios de la Zona Libre de la Frontera Norte se distribuyen en Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

Baja California

Ensenada, Playas de Rosarito, Mexicali, Tecate y Tijuana.

Sonora

San Luis Río Colorado, Puerto Peñasco, General Plutarco Elías Calles, Caborca, Altar, Sáric, Nogales, Santa Cruz, Cananea, Naco y Agua Prieta.

Chihuahua

Janos, Ascensión, Juárez, Práxedis G. Guerrero, Guadalupe, Coyame del Sotol, Ojinaga y Manuel Benavides.

Coahuila

Ocampo, Acuña, Zaragoza, Jiménez, Piedras Negras, Nava, Guerrero e Hidalgo

Nuevo León

Anáhuac.

Tamaulipas

Nuevo Laredo, Guerrero, Mier, Miguel Alemán, Camargo, Gustavo Díaz Ordaz, Reynosa, Río Bravo, Valle Hermoso y Matamoros

¿Por qué incrementó el salario mínimo?

A pesar de la desaceleración económica del 2019, el mercado laboral mexicano ha tenido estabilidad e incluso algunos signos de recuperación, afirma la Conasami en el decreto promulgado este lunes. Lo que permite impulsar este incremento con el propósito de “contribuir a la recuperación del poder adquisitivo del salario mínimo general”.

“A noviembre se han registrado 724,287 nuevos trabajadores al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el año, acumulando un total de 20.8 millones de asegurados. Si bien la cifra de nuevos registros es menor en 30% al acumulado en esos mismos meses del año pasado, el crecimiento no se ha detenido y en los dos últimos meses acumula cierta estabilización”, explica la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos en el decreto.

Según el análisis presentado por la Conasami, el bajo ritmo en generación de empleo no es atribuible al incremento al salario mínimo de 2019.

Por el contrario, el salario diario promedio de los trabajadores registrados ante el IMSS en noviembre es de 375.80 pesos, monto 4.5% superior al del cierre del 2018. “Es resultado en buena medida del impacto del incremento de los salarios mínimos”, destaca el análisis. Además, el incremento salarial se concentra en las personas que menos ganan y se desvanece entre quienes tienen remuneraciones más altas.

“De acuerdo con datos al tercer trimestre del año, el número de personas ocupadas que ganan hasta un salario mínimo alcanzó las 10.95 millones a nivel nacional, que representan el 19.8% de la población ocupada. El 85.2% de éstos se encuentra en condiciones de informalidad”, expone la Conasami.

Otro factor positivo para impulsar el alza de los salarios mínimos, expresa el organismo, es el buen panorama de la inflación en el país, la cual en la primera quincena de diciembre se ubicó en una tasa anual de 2.63%, el nivel más bajo en tres años y medio, lo que ha mitigado el deterioro del poder adquisitivo del salario mínimo.

Publicidad