En México, 34 por ciento de la población considera que enseñar a los jóvenes a ejercer su sexualidad de manera responsable es un buen mecanismo para evitar el embarazo adolescente, mientras que 30 por ciento piensa que lo mejor es motivarlos a pensar en su futuro.

De acuerdo con el estudio “Embarazo adolescente. Perspectiva familiar, escolar y laboral de las jóvenes en México”, 17 por ciento piensa que es efectivo mostrar casos que ejemplifiquen las dificultades que enfrentan las mujeres que han tenido hijos siendo adolescentes, mientras que 10 por ciento opina que es mejor evitar las relaciones sexuales a temprana edad.

El estudio releva que 84 ciento de los mexicanos considera conveniente hablar con los niños menores de 12 años sobre las responsabilidades y consecuencias de ejercer la sexualidad a temprana edad, y 90 por ciento está de acuerdo con que la educación sexual es la mejor medida para prevenir embarazos adolescentes, arrojó la encuesta del Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México (UVM).

De los entrevistados, 62 por ciento señala que es preferible que una mujer ejerza su sexualidad de manera informada, y 38 por ciento considera que es mejor que la mujer sea adulta para empezar su vida reproductiva, aunque no tengan la educación necesaria. Este último dato es significativo si consideramos la edad de los participantes en el estudio, a mayor edad se favorece que la mujer ejerza su sexualidad siendo adulta.

Otro aspecto del análisis indaga qué harían los padres al enterarse del embarazo de su hija menor de edad, y 47 por ciento optarían por regañarla, 32 por ciento ayudaría a la manutención del bebé, 29 por ciento le exigiría que ella cuide a su hijo, 25 por ciento que la joven madre trabaje, mientras que 15 por ciento la correría de la casa, y ocho por ciento le pediría que buscara pareja o esposo.

En cuanto al enfrentar o informar a los padres sobre el embarazo, 88 por ciento piensa que la joven siente miedo al comunicar su gestación, 58 por ciento señala que las familias tratarían de ocultarlo, 53 por ciento considera que las chicas deben sentir vergüenza al salir a la calle, y 28 por ciento considera que la joven debe casarse o vivir con el padre del niño.

En el apartado de la vida escolar de la madre adolescente, 39 por ciento cree que la joven sufrirá de acoso escolar, para 71 por ciento es probable que la chica sufra de discriminación por haber tenido un hijo a temprana a edad (22 por ciento muy probable y 49 por ciento probable), además de considerar las complicaciones de salud y de una afectación en su desarrollo profesional.

Publicidad