Evo Morales, quien renunció a la Presidencia de Bolivia el pasado domingo, llegó a México luego de que el Gobierno Federal le concediera asilo político.

Fue a las 11:09 h que aterrizó en el Sexto Batallón Aéreo de la Defensa en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. El canciller Marcelo Ebrard lo recibió con un apretón de manos.

Tras el aterrizaje, Ebrard Casaubón calificó como “un día de alegría” la llegada de Evo Morales a México, donde gozará de protección y libertad.

Al tomar la palabra, Morales Ayma hizo un recuento de cómo ocurrió su renuncia a la Presidencia boliviana, que inició tras las elecciones del 20 de octubre.

“Para que no haya más hechos de sangre, hemos decidido renunciar. Quiero decirles, estamos muy agradecidos porque el presidente de México, al pueblo boliviano le salvó la vida”, sentenció.

Evo Morales aseguró que mientras viva, seguirá en la política y en la lucha, dado que dicho golpe de Estado no cambiará su ideología.

“Estamos seguros que los pueblos del mundo tienen todo el derecho de liberarse. Pensé que habíamos terminado con la opresión, la humillación, pero surgen otros grupos que no respetan la vida, menos a la patria”, añadió.

Previo a su arribo a suelo mexicano, el avión de la Fuerza Aérea Mexicana que transportó a Evo Morales hizo escala en el Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi de Asunción, Paraguay para cargar combustible.

Publicidad