Más de cien mexicanos han fallecido en las últimas semanas por ingerir alcohol adulterado, una tragedia que acontece en plena pandemia de coronavirus por el auge del mercado negro y la suspensión de la producción de licores, que ha llevado a la escasez de algunas bebidas.

Decenas de ellos han fallecido en el occidental estado de Jalisco, donde José Hernández espera a que el cuerpo de su hermano sea llevado hasta el cementerio.

Publicidad