Alrededor de las 23:00 horas de este viernes, llegó a su fin la manifestación feminista que tuvo lugar en la Ciudad de México, en la que hubo vandalismo, agresiones y quema de un puesto de policía y una estación de Metrobús.

Por la tarde, las manifestantes se congregaron en la Glorieta de Insurgentes, frene a la sede de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), donde gritaron consignas y realizaron pintas, en un principio de manera pacífica; sin embargo, poco después rompieron cristales de la estación del Metrobús que ahí se ubica.

El grupo se dirigió al edificio de la Fiscalía General de la República (FGR), sobre avenida Paseo de la Reforma. En el trayecto, algunas manifestantes agredieron a hombres de diversos medios de comunicación, lo cual se repitió hasta momentos antes del término de la protesta.

Durante la protesta, manifestantes lanzaron objetos a un módulo de la Policía capitalina que se encuentra en la calle de Florencia, a la cual le prendieron fuego momentos después, al pensar que dentro habían otros inconformes que habrían sido detenidos, lo cual desmintió una dirigente de una de las agrupaciones participantes, tras ingresar al sitio.

Entre consignas, las manifestantes volvieron a lanzar diamantina rosa, emplearon pintura en aerosol de color rosa y en otros tonos, para dejar pintas en edificios, vehículos, y también en las cámaras de diversos medios de comunicación.

A diferencia de otras marchas, se registraron actos vandálicos en contra de elementos del Heroico Cuerpo de Bomberos, además de que se les impidió el paso para trabajar en la estación policíaca incendiada.

La marcha llegó al Ángel de la Independencia, donde un pequeño grupo de mujeres comenzó a grafitear la estructura y plasmaron algunas de sus consignas.

A través de redes sociales se difundieron imágenes y videos de instalaciones del Metro y Metrobús dañadas y vandalizadas, donde se observan rayones, vidrios rotos e incluso en algunos casos fuego.

La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, reiteró que no se usaría la fuerza para reprimir la protesta ante lo que consideró provocaciones; además reconoció a las manifestantes que se expresaron de manera pacífica.

“Para ellas las puertas de la Ciudad de México están siempre abiertas para el diálogo franco, sin embargo, no se puede justificar la violencia de unas y unos cuantos que solo empañan la defensa de los derechos de las mujeres. La violencia no se combate con violencia”.

Dio a conocer que la Procuraduría General de Justicia capitalina inició carpetas de investigación por los hechos violentos ocurridos.

Se indicó que los hechos dejaron un saldo hasta el momento de 10 mujeres lesionadas, algunas de ellas intoxicadas por inhalar el gas de un extintor.

Con información de Foro TV

Publicidad