Estefanía Hernández, hija y sobrina de los dos detenidos por el ataque a la familia LeBarón en Bavispe, Sonora, le pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador ayuda para revisar el caso.

Durante la visita del Presidente a Nuevo Casas Grandes, Chihuahua, Estefanía acudió con su familia a exigir justicia para Manuel y Mario, a quienes se les acusa de haber participado en el ataque y asesinato de tres mujeres y seis niños de las familias LeBarón y Langford. 

“Regálame un minutito, señor, soy hija del detenido en México, es mi papá y mi tío, yo sé que usted es justo y es honesto, no me haga cambiar ese concepto que tengo de usted, ayúdenos, por favor. Es un injusticia lo que están haciendo con mi papá y con mi tío y nadie nos ha ayudado, yo quiero confiar en usted y quiero que me demuestre que no estoy equivocada”, le dijo al abordarlo a su llegada al evento.

Anuncios

A lo que López Obrador le respondió que “va a haber justicia y no va a haber ningún acto injusto”. 

“Eso es lo que queremos, justicia”, agregó Estefanía, quien volvió a recibir como respuesta “justicia es lo que va a haber”.

Posteriormente, la joven le entregó dos cartas en donde le expone al Presidente las pruebas que tiene para demostrar que su papá y su tío estuvieron en otro lugar a la hora del ataque.

“Le expliqué la situación y le pedí el apoyo, le pedí que por favor nos ayude a esclarecer todo esto porque realmente no hemos tenido apoyo, nada más del fiscal, es la única persona de la que no tengo nada que decir, nos ha apoyado, pero limitadamente porque no puede de la manera que quisiéramos”, aseveró.

Además, para Estefanía, la respuesta del Presidente fue insuficiente.

“Esperaba más, nos costó mucho llegar hasta aquí para que nos escuche y lo único que hizo fue decirme lo que pensó que yo quería escuchar, pero lo que queremos son acciones no nada más palabras.

“Nada más nos dijo que él va a hacer justicia y eso es lo que nosotros queremos, que haya justicia, no que nada más se nos atienda en el momento para que ya no hablemos más y al siguiente día ya nadie nos escuche. En las cartas incluí número de teléfono por si se quiere comunicar, realmente si está la intención creo que lo va a hacer”, destacó. 

Comentó que mañana Mario y Manuel cumplen 40 días en arraigo sin que nadie revise su caso, por lo que aprovechó la visita de López Obrador para pedirle ayuda directamente, aunque no fue como esperaba.

“Siento que se tenía que dar un resultado y agarraron a las primeras personas que tenían enfrente y ahí está el resultado, yo sé que tenían que dar un resultado. Yo también quiero justicia para esa familia, pero no de esta manera, ellos son chivos expiatorios como se lo expliqué en la carta, yo pido justicia para esa familia, pero también lo pido para la mía, que haya justicia para esa familia pero que no paguen inocente”, puntualizó. 

Detalló que nunca pudo entregar las pruebas que tienen a los LeBarón porque “Julián nunca llegó, nos pidió un plazo de cuatro días y ya van 40”. 

Publicidad