A pesar de que las autoridades locales negaron que existiera desabasto, se presentaron los primeros casos de este tipo en la Ciudad de México.

Uno de ellos se trata de la estación de servicio de Pemex 2829, ubicada en Ermita Iztapalapa y Plutarco Elías Calles, de la colonia Bandijal en la alcaldía Iztapalapa.

De acuerdo con los encargados de la gasolinera, desde hace días no han llegado las pipas que abastecen el producto por lo que decidieron cerrar al público.

Este problema afecta a automovilistas y administradores del lugar aunque de forma principal a los encargados, quienes dependen de las propinas que les dan los automovilistas.

En otro caso, en la zona de Santa Fe, se dio el cierre de una gasolinera debido a que no se contaba ya con combustible.

Gran cantidad de vehículos se han registrado debido a que el desabasto se comienza a generalizar en la zona, incluso elementos de la policía recorren las estaciones para tener un registro de las gasolineras que no brindan servicio al público.

De acuerdo con usuarios y encargados de los establecimientos, la escasez se debe a que muchos habitantes de Toluca han tenido que recurrir a las gasolineras de Santa Fe para poder obtener combustible puesto que en el Estado de México la situación de desabasto se ha presentado por varios días.

Estos son los primeros casos que se documentan de escasez de combustible tras el cierre de ductos por parte del gobierno federal, situación que ha afectado, principalmente, a estados del Bajío.

Publicidad