La Ley de Ingresos, propuesta por el Ejecutivo, resulta insuficiente para detener la pérdida de competitividad de la economía ante los efectos de la pandemia del COVID-19, lo cual se traduce en la caída en la inversión y el empleo, coincidieron representantes del sector empresarial.

Al participar en el tercer foro virtual “Análisis de la Ley de Ingresos de la Federación 2021”, organizado por la Comisión de Hacienda del Senado, el vicepresidente nacional de Asuntos Tributarios de la Coparmex, Reginaldo Esquer Félix, consideró que la Ley de Ingresos “queda corta” para el tamaño del reto, ya que no detendrá la pérdida de 1.5 millones de empleos y la mortandad de 500 mil MiPymes.

Te puede interesar: Expertos anticipan que Banxico frenará ciclo de bajas en tasa  

Además, agregó, tampoco promueve la inversión nacional y extranjera, entre otras cosas, para levantar a la industria del turismo.

“¿Qué pasaría si vamos caminando y, de repente, nos tropezamos, caemos al suelo y no estamos metiendo las manos? Inevitablemente me daré un santo golpazo, me va a salir un hematoma y, muy seguramente, voy a sangrar, si el golpe es muy fuerte quizá hasta ni me levante. Eso es lo que nosotros consideramos puede pasar, porque no nos estamos protegiendo”, ejemplificó.

Urgió, por tanto, implementar un salario solidario que le otorgue un mínimo ingreso vital a los trabajadores que han perdido su empleo.

Además, pidió desarrollar un programa que permita la depreciación fiscal acelerada, con el objeto de promover la inversión del sector privado; regresar temporalmente a la compensación universal y revisar el periodo de tiempo que está tomando la devolución de los impuestos, entre otras medidas.

El vicepresidente de Financiamiento al Desarrollo Económico y Empresarial de la Concanaco Servytur, Edgar Nolasco, consideró que el problema que afronta la economía es la pérdida de competitividad.

Por ello, urgió a un gran programa de fomento a la inversión, ya que –subrayó– la propuesta de ingreso gasto será insuficiente para impulsar la economía a niveles de diciembre de 2018, los cuales no se alcanzarán sino hasta 2023.

“Estamos hablando de la disposición de créditos realmente para proyectos productivos generadores de divisas en zonas definidas; se podrían hacer subastas de crédito. Podría ser un programa de impacto a la construcción de vivienda y una hipoteca inversa”, puntualizó.

La vicepresidenta de Enlace Legislativo de la Canacintra, Marcela Martínez, manifestó su preocupación por la presentación de iniciativas que buscan incrementar el IEPS a sectores como alimentos, bebidas y cigarrillos.

Publicidad