El Instituto Politécnico Nacional, elaboró el “Acosómetro”, con la participación de especialistas, estudiantes y denunciantes, que contribuirá a identificar conductas inapropiadas.

El “Acosómetro” se suma al Protocolo para la Prevención, Detección y Atención de Conductas de Violencia de Género y es un instrumento que permitirá afrontar este fenómeno social multifactorial, que afecta no sólo a los espacios educativos, sino a la sociedad en general.

En un comunicado, se informó que el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, ha ratificado en diversos foros su rechazo a cualquier manifestación de violencia o discriminación de género, y ha comprometido la actitud y los actos al interior de la Secretaría en el marco del respeto.

Por su parte, el director General del IPN, Mario Alberto Rodríguez Casas, ha asegurado: “En esta administración somos sensibles a la demanda de poner un alto a cualquier tipo de violencia en detrimento de la comunidad politécnica, especialmente de las mujeres”.

Finalmente explicaron que la difusión del “Acosómetro” iniciará a la brevedad y tiene como antecedente el “Violentómetro” (instrumento reconocido a nivel internacional), explicó la directora de la Unidad Politécnica de Gestión con Perspectiva de Género del IPN, Araceli García Rico, al tiempo que subrayó que con la participación de especialistas en la materia y la comunidad se desglosó en 17 puntos las principales conductas que pueden configurar la violencia de género.

Detalló que el “Acosómetro” incluye acciones que pueden ser causantes de una denuncia como: Dirigir miradas morbosas y gestos obscenos; realizar piropos o comentarios soeces; efectuar bromas o rumores de carácter sexual sobre la apariencia física de las personas; ridiculizar a una persona por su orientación sexual o identidad de expresión de género; condicionar el uso de la falda, vestido o ropa ajustada; citar fuera del espacio y horario escolar, y coaccionar para mantener una relación sentimental.

Publicidad