Las operaciones del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Alimentaria (Senasica), adscrito a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), se han tornado un tanto caóticas, por el recorte del 75% al gasto de las dependencias públicas, implementado por el Gobierno Federal, reconoció el titular del organismo, Juan Gay.

En reunión virtual con diputados federales, a los que explicó acciones conjuntas con el gobierno de Guatemala para combatir el tráfico ilegal de ganado, legisladores de oposición e incluso de la mayoría lo cuestionaron por la falta de acción de Senasica ante la problemática.

Te puede interesar: SAT añade a 100 presuntos factureros a lista negra

Anuncios

El funcionario explicó que se estima cada año entran al país, por la frontera sur, entre 700 mil y 800 mil cabezas de ganado de contrabando.

Detalló el funcionamiento del Memorándum de entendimiento firmado en noviembre de 2019 por el Gobierno de México, a través de la Sader, y las autoridades homólogas en Guatemala, para establecer mecanismos de control sobre el paso de ganado por la frontera entre ambas naciones.

Como resultado de las acciones para garantizar comercio legítimo en la materia, indicó que hasta el momento, solo 286 animales han entrado por esa vía a México.

En respuesta, Gay Gutiérrez explicó que el problema del contrabando de ganado está muy arraigado, hace más de 30 años que se practica y solo a través de medidas administrativas, como el control de los “aretes” que se colocan a los especímenes, y el apoyo de instancias como la Guardia Nacional de México, se podrá enfrentar.

En el encuentro, legisladores del Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) criticaron la respuesta de la autoridad frente al contrabando de ganado, y lamentaron que no haya querido tocar la problemática de colusión entre autoridades locales y empresas “engordadoras”, que presionan a los productores mexicanos a quienes pagan menores precios por la carne, generando “zonas sucias” y distorsiones en el mercado.

Los legisladores llevaron más allá la estimación del ingreso de ganado de contrabando a México por la frontera sur, al calcular que anualmente entran de manera ilegal más de un millón de animales. También demandaron apoyo a los productores mexicanos.

En particular, el panista Miguel Riggs reclamó que la autoridad no ha informado sobre una sola detención de contrabandistas de ganado.

Ante los pronunciamientos de congresistas sobre la necesidad de arancel al ganado de importación, el titular de Senasica se pronunció contra la propuesta, al considerar que desincentivará la inversión y la actividad en el sector.

Publicidad