Las mejores ciudades grandes para trabajar en este país son Mexicali, Juárez y Monterrey. Si se prefiere una urbe más pequeña, las opciones serían: Matamoros, Hermosillo y Chihuahua. En estas localidades, todas ubicadas en el norte de México, el mercado laboral tiene “los mayores salarios, con jornadas cortas” y prestaciones de ley, según el Índice de Competitividad Urbana 2020 (ICU).

El Valle de México, donde se ubica la capital del país, está en el antepenúltimo lugar de las metrópolis con mejores condiciones laborales. Sólo por encima de las zona urbanas de Puebla-Tlaxcala y de Cuernavaca.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los puntos más importantes de la reforma a la Ley del Infonavit? 

Esa clasificación la realiza desde hace 10 años el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO). “Evaluamos las condiciones que hacen que las ciudades atraigan el talento y la inversión”, comenta en entrevista Ivania Mazari, editora de Investigación y Datos de ese organismo.

“Hacemos un recorrido por diversos temas, como Estado de derecho, seguridad, medio ambiente, temas laborales, dónde pagan los mejores salarios, dónde hay más conflictos laborales, entre otros”. Y en ese balance, la Ciudad de México no ofrece las mejores condiciones para los trabajadores.

El índice evalúa a 73 ciudades, las cuales las divide en cuatro grupos: de más 1 millón de habitantes, de 500,000 a 1 millón, de 250,000 a 500,000 y de menos de 250,000. “Para no comparar peras con manzanas”, explica la joven economista.

Según el ICU 2020, el Valle de México y Monterrey “son las únicas con un nivel alto de competitividad”. La primera metrópoli, de hecho, “se ha mantenido en la primera posición desde 2011”. Sin embargo, esto es en el panorama general.

De acuerdo con esta medición del IMCO, las mejores ciudades para trabajar en México son:

» Más de 1 millón de habitantes

Mexicali

Juárez

Monterrey

» Entre 500,000 y 1 millón de habitantes

Matamoros

Hermosillo

Chihuahua

» Entre 250,000 y 500,000 de habitantes

Monclova Frontera

Nuevo Laredo

Colima – Villa de Álvarez

» Menos de 250,000 habitantes

Trabajar sin salario en la Ciudad de México

En lo particular, la capital del país “es la ciudad donde hay más personas que laboran y reportan no recibir ingreso. Otras desventajas es que la mayoría de la población declara haber tenido que trabajar más de 48 horas a la semana”.

Por ejemplo, mientras el salario mensual promedio para un trabajo de tiempo completo en el Valle de México es de 7,330 pesos, en Monterrey es de 8,870 pesos. En Mexicali el 34% de la población ocupada dijo no recibir ingresos. Esa tasa de por sí es alta, pero en la zona metropolitana del centro del país el porcentaje se eleva hasta 53 por ciento.

“No tenemos claro el motivo. Pero puede deberse a que laboran en negocios familiares y no reciban un salario como tal”, explica Ivania Mazari. En cuanto a la brecha salarial, el promedio de todas las ciudades es de 24 por ciento.

En el grupo de las urbes de entre 250,000 y medio millón de habitantes, la zona metropolitana de Monclova Frontera, en Coahuila, tiene las mejores opciones laborales. De las urbes más pequeñas, de menos de 250,000 personas en Nogales, Sonora la gente puede encontrar mejores trabajos.

Esta información es parte del subíndice denominado Mercado de factores, del ICU. Éste “mide la eficiencia de los mercados de factores de producción, principalmente el laboral y de energía”. Los datos recabados, muchos provienen del nivel municipal, son previo a la pandemia de covid-19.

“Esperamos que las ciudades sean esos motores donde la recuperación sea más rápida, dada su dinámica económica”, señala la especialista. El mercado laboral ha sido uno de los más afectados por esta emergencia sanitaria, “sin embargo, aún no podemos alcanzar a dimensionar cuál será el impacto y de qué manera moverá los resultados” que actualmente se tienen, aclara.

Recomendaciones de impulso laboral

Una de las recomendaciones del IMCO para mejorar el mercado laboral en los lugares con menos oportunidades es “diversificar las áreas productivas de la localidad para evitar volatilidad en el empleo local”. Es importante también dar a conocer las bolsas de trabajo digitales y “favorecer el trabajo a distancia y desde el hogar”.

Avanzar hacia la formalidad, inscribiendo a los trabajadores a las instituciones de seguridad social es otro punto que destaca el IMCO. Y quienes deberían empezar son los gobiernos locales. “Es necesario que la administración pública municipal sea un ejemplo en la creación de empleos formales”.

Otra recomendación es invertir en capacitación. “Promover cursos especializados en el desarrollo educativo de los estudiantes enfocados en los sectores más productivos de la localidad”.  Por otro lado, disminuir las jornadas laborales en los gobiernos. “Se debe evitar a toda costa tener servidores públicos ociosos. Mientras más largas son las jornadas, menor la productividad”.

Publicidad