Para muchas madres en México, este 10 de mayo será diferente por el confinamiento debido al brote de COVID-19: a la distancia y lejos de sus hijos para evitar contagios, pero con la calma y seguridad de que están allí, vivos.

Sólo bastará el uso de la tecnología para verles y estar en contacto. Empero, hay otra madres para quienes la fecha no es de celebración, sino recuerdo de la zozobra de no saber dónde están sus “retoños”, son los desaparecidos, y ellas, las víctimas de un estado fallido.

Desde hace ocho años, Celia Salinas Maya, madre de la joven Jessica Cerón Salinas, vive en pausa, aún espera que su hija cruce la puerta, con su nieto en brazos.

Jessica desapareció embarazada -a unos días de dar a luz- el 13 de agosto de 2012, presuntamente, en Jiutepec, Morelos. Para su madre, el recuerdo se transforma en impotencia, pues al paso del tiempo, la investigación para dar con ella no ha dado frutos.

“Han sido muchos años de tristeza, de coraje de impotencia, de ver que las autoridades no hacen nada por ayudarnos. Para mí, yo ya no festejo el Día de las Madres, para mí ya se terminó ese espacio y todas las celebraciones como Navidad ya no las festejo porque me hace falta mi hija.

Yo ya soy una persona de la tercera edad y lo único que le pido a Dios es que me permita saber qué pasó. Son tiempos muy difíciles porque se fue una parte de mí”, expresó.

Te puede interesar: Desde 1964, Veracruz encabeza cifras de desaparecidos; ahora también en fosas

Pese a los obstáculos que les ha puesto en su camino la Fiscalía General del Estado de Morelos, Celia Salinas Maya y otras madres son parte de las labores independientes para la búsqueda de familiares.

Junto a su otra hija, Lizbeth Cerón Salinas, fundó Víctimas y Ofendidos del Estado de Morelos, grupo a través del cual -como pueden- salen a las calles a preguntar, indagar para encontrar una pista, por mínima que sea. La emergencia sanitaria no ha parado sus labores.

“Haga de cuenta que desde el momento en que mi hija desapareció no ha habido ningún avance. He tenido tres MP y no hay ningún avance que nos indique en dónde está mi hija. Por una cosa o por otra no se hacen las investigaciones que deben de ser.

Lo más difícil ha sido que las autoridades no se han comprometido a realizar las investigaciones correspondientes, pues desde que mi hija desapareció ha habido mucha corrupción”, señaló.

Este domingo 10 de mayo, las Naciones Unidas en México manifestaron en un comunicado su reconocimiento y respeto a esas madres que tras perder a sus familiares se han convertido en defendoras de Derechos Humanos y exigieron a las autoridades el cumplimiento de sus obligaciones de investigar las desapariciones y garantizar la no repetición y la reparación.

“De acuerdo con datos publicados a principios de enero de 2020 por la Secretaría de Gobernación y la Comisión Nacional de Búsqueda, se han registrado en México, 61 mil 637 personas desaparecidas , la mayoría de ellas entre 2006 y 2029; 18 por ciento (mil 72) del total son niños, niñas o adolescentes.

“Además se tiene registro de más de 37 mil personas fallecidas esperando aún ser identificadas y devueltas dignamente a sus familias”, acotó.

Publicidad