Seis ballenas beluga y dos orcas fueron liberadas en el mar, luego de pasar meses en tanques en Najodka, el Lejano Oriente de Rusia.

Tras meses de negociaciones, el anuncio de la puesta en libertad de estos mamíferos marinos, cuyas condiciones en las que se retenían junto a un centenar de cetáceos, provocó indignación en todo el mundo, fue anunciada durante un discurso televisado del presidente Vladimir Putin.

Así fue el traslado

Los cetáceos fueron instalados en camiones especiales que los trasladaron hasta el puerto fluvial de Jabarovsk, a unos 800 kilómetros de distancia, donde fueron cargados en contenedores en un barco que durante dos días de navegación los llevó por el río Amur a una localidad cercana al mar de Ojotsk.

Posteriormente, recorrieron 70 kilómetros a bordo de otros camiones con rumbo a una base marina, donde permanecieron bajo vigilancia de especialistas, antes de ser liberados.

“Todos los animales gozan de buena salud. Están menos activos que de costumbre pero no hay tendencias negativas. Veterinarios y especialistas los vigilan permanentemente”, declaró Novosti Alexéi Smorodov, portavoz del Instituto de Oceanografía ruso.

Expertos en mamíferos marinos advirtieron que los animales debían atravesar un proceso de rehabilitación antes de ser liberados, luego de un período prolongado de contacto con los humanos.

La publicación en febrero de fotografías de 11 orcas y 93 belugas que llevaban desde el pasado verano boreal en pequeñas piscinas cerca de Najodka, para ser vendidos en el extranjero, desencadenó una ola de protestas internacional.

Una petición en la web change.org pidiendo su liberación reunió más de 1,5 millones de firmas, entre ellas las de famosos como el actor estadounidense Leonardo DiCaprio.

Los animales serán monitoreados para saber su destino, aunque aún se desconoce qué ocurrirá con el resto de las ballenas que continúan en Najodka.

Publicidad